Recordatorio

No somos profesionales, simplemente nos gusta leer y tenemos tiempo libre, así que a veces cometemos errores.

jueves, 22 de octubre de 2015

De feminismo y personajes femeninos (I): en la fantasía medieval

¡Bienvenidos! Frederika a vuestro servicio.

¡Vamos a hablar de feminismo en la literatura!



Desde hace años, los medios luchan por dar a la mujer un papel más «decente» en las historias, una tarea que ha resultado ser más compleja de lo que parece… aunque no debería serlo. Bien sea por la «mirada masculina», porque vivimos en una sociedad machista o porque vende más describir las tetas de una mujer que el culo de un hombre [R: algo que no entiendo. Los culos de los tíos son preciosos. Deberían vender por igual] [G: Los culos humanos son tan jugosos… ], parece que algo tan sencillo como plasmar a un personaje como un ser humano y no un pedazo de carne se está haciendo dolorosamente cuesta arriba tanto para hombres como mujeres.

¿Ejemplos? Por ir a lo mainstream, pensemos en las abundantes preguntas a George R.R. Martin sobre por qué describe tantas violaciones en sus historias, ya que no hace falta ser descriptivo para entrar en la categoría de «realista». Por otra parte, no es raro encontrar alabanzas a autores capaces de representar a la mujer «libre e independiente» como forma de atraer lectores, prometiéndoles algo «diferente». ¿Me seguís? Bien. Los enfrentamientos entre las mujeres a las que despectivamente se llama «feminazis» —por ser muy radicales en sus exigencias, rayando el hembrismo— y los lectores/espectadores que se conforman con menos también están a la orden del día.

Me extrañaría que tú, apreciado lector, no hubieras discutido al menos una vez en tu vida sobre si X personaje femenino está bien o mal representado.

Por eso me gustaría tratar el tema del feminismo en las novelas. Da para artículos largos e interminables, así que he decidido partirlos en secciones y hablar de lo que más me apetezca según el momento. En esta ocasión, por ejemplo, me voy a centrar en las protagonistas o los personajes femeninos de fantasía medieval.

Agarraos a la silla y frotaos las manos, queridos, porque es un tema muy polémico y dudo que mi opinión sea la más popular.



Merida me cae bien, pero ya hemos visto infinitas veces a la princesita
rebelde que quiere comportarse como un hombre porque las mujeres
también tienen derecho a divertirse. ¿Veis? ¿Como un hombre?

Vamos a ser sinceros y a decir que muchas protagonistas se crean como representantes del feminismo más evidente por miedo. Sí, como leéis. El miedo de los productores, de los editores, de los escritores a que les acusen de machistas o misóginos. Por favor, si hasta Meyer ha reescrito —no muy acertadamente, por lo que veo— Crepúsculo cambiando los sexos para demostrar que Bella no es «una damisela en apuros» con Beau, un «ser humano» [R: ¿soy la única que ve la diferencia entre damisela/ser humano cuando se da el cambio de sexo?] en apuros. Vivimos en una sociedad machista y siempre nos va a influenciar para describir a nuestras mujeres. Es lo que hay. Tiene que cambiarse, sí, pero con lógica, por el amor de Medea. Sobre todo si sitúas la historia en un contexto medieval.

¡Ooooh, brilla!

Si algo me hace mucha gracia y, a la vez, me cansa es la idea de que nuestros escritores de fantasía a día de hoy asumen que crean mundos originales. Sí, se da el caso, a veces hay mundos interesantes, pero todos, absolutamente todos [R: sé que habrá excepciones, pero sabemos a lo que me refiero], coinciden en una cosa: son mundos machistas inspirados en nuestra Edad Media. Es más, a menudo son refritos del Señor de los Anillos o, ya que está de moda y ha causado sensación, Canción de Hielo y Fuego. Por supuesto, existen las excepciones, así como novelas dedicadas a otros grandes clásicos como La rueda del tiempo, Crónicas de la Dragonlance, etc., etc. 

El caso es que en raras y llamativas ocasiones encontramos pequeños reductos hembristas, aislados por ciencia infusa del resto del mundo patriarcal, que albergan sociedades de mujeres luchadoras. Esto está bien, siempre hace que me frote las manos y me prepare para ver algo diferente, porque dar la vuelta a las cosas es una buena forma de criticar el machismo, pero hasta la fecha no he encontrado nada que vaya más allá. Porque es difícil, porque es complicado tener a mujeres con una mentalidad tan diferente y están reducidos a un núcleo pequeño, que no debería haber podido sobrevivir en un mundo 90% machista, pero el autor lo quiere para hacer la gracia y experimentar con mujeres dominantes que tumben a su protagonista un rato. Hablo de mundos como el de Patrick Rothfuss en El temor de un hombre sabio y Javier Negrete en El espíritu del mago

Nunca van más allá. O se usan para ridiculizar aspectos de la sociedad o para investigar algo nuevo y luego regresar corriendo a la cómoda sociedad que todos comprendemos y donde nuestro protagonista masculino tiene las riendas. Luego hay mundos extraños, donde la cúpula parece dominada por mujeres pero el resto es completamente medieval-machista, como La rueda del tiempo de Robert Jordan (que los fans no me maten. He leído unos pocos libros y la lentitud de su desarrollo tampoco me ha permitido estudiar demasiado el lore, aunque reconozco que el que me hayan chivado que la violación de una mujer a un hombre se toma a guasa tampoco me hace demasiada gracia. En fin).

Volviendo al tema, porque sí, he sacado esto por un tema concreto: todos los mundos son machistas, generalmente con una estructura social de la Baja Edad Media-Renacimiento, con las mujeres social y políticamente como ceros a la izquierda, criadas para abrirse de piernas o para ser adornos al lado del hombre. Vamos, que en general a menos que salgan de esas Suizas imaginarias, no hay justificación para que haya valkirias por ahí perdidas.

¿Es esto malo?

No si tomas un mundo machista para desarrollar su historia.

¿Es malo que las protagonistas parezcan sacadas del siglo XXI en un contexto como el que he descrito?

¡Sapos y culebras! Sí, lo es. Por lo general se dice que se ha querido crear a una mujer «fuerte», con la que el público femenino pueda identificarse y a la que todos los lectores puedan admirar por igual. Ahora resulta que ser fuerte es sinónimo de coger una espada, ser «machorra» y lanzarte a pelear con tipos sucios y sudorosos; ser «fuerte» es sinónimo de coger y gritarle a la cara a un hombre que «mis hijas no son peones de los hombres» (o algo similar) como hace Isabel en la serie española Isabel [R: algo que Isabel jamás diría porque ella fue la primera en usar a sus hijas como tal]; ser «fuerte» es salirte del papel asignado, rebelarte y ser guay a los ojos actuales. Ser «fuerte» es, en definitiva, convertir a tu personaje femenino en un mártir que sabe que la sociedad está mal y parece ser el único que se da cuenta y se rebela aunque no tenga la menor oportunidad de cambiar la realidad. Así las mujeres de hoy en día pueden proyectar sus ideas negativas contra el machismo medieval.

Pues no. Eso es hacer un mal personaje que, además de ser tristemente estúpido, por lo general llama al melodrama o a la incongruencia. Mi ejemplo favorito, que se ve más en películas de acción actuales y en videojuegos, pero que tampoco es raro en los libros, es el de mujeres que deciden que su camino es el de la espada. Hay algunas que están bien hechas. Otras que no.

—Brienne de Canción de Hielo y Fuego (que no de Juego de Tronos. Son personajes muy diferentes)

Un personaje fuera de lo común: dudo mucho que encontremos a autoras o autores que se dignaran a usarla de protagonista. Una mujer alta, fea, fuerte como un hombre y sin atisbos de feminidad. Es una guerrera travesti, que elige ese camino porque jamás podrá ser una mujer sin que la sometan a toda clase de humillaciones. 

Que le guste o no luchar es un tema aparte y tampoco voy a examinar su mentalidad, porque daría para un artículo-meta extenso. El caso es que se ve obligada a tomar ese camino y desearía ser como las otras mujeres. ¿Por qué? ¡Porque la han criado para eso! Es algo muy, muy lógico dentro de su mundo y vuelve su decisión de ser un caballero todavía más desgarradora. 

No voy a entrar a decir si la verdadera Brienne es una mujer dulce y «femenina» atrapada en un cuerpo enorme, o si es la guerrera masculinizada por las circunstancias. Puede que sea las dos. El caso es que es un buen personaje, justificado, con su carga adecuada de dramatismo.

—Youko de Doce Reinos.

Doce Reinos es una serie de novelas japonesas —se han traducido muchas al francés y, por fin, al inglés. Si a alguien le apetece leer sobre mujeres interesantes y mundos bien desarrollados, que no dude en comprarlos. Merecen la pena— que transcurren en un mundo diferente y muy original, donde la igualdad de los sexos está asegurada por el hecho de que las mujeres en sí no tienen bebés. Nacen de árboles. Sí, no pongáis cara rara. Si podéis aceptarme unos huevos de dragón que reviven gracias a las llamas de una hoguera o un mundo sostenido sobre unos elefantes y una tortuga, ¡nada de quejas! 

El caso es que, mediante este sistema, la autora establece que sus personajes puedan acceder al poder sin que resulte ridículo o que estén preparadas para convertirse en soldados. Youko en particular es un personaje que viene de nuestro mundo y se encuentra con una sociedad completamente diferente. Ella, de por sí, no es fuerte. Necesita un espíritu que luche por ella poseyéndola. Con el tiempo, claro, aprende a defenderse solita. 

No le queda otro remedio. Podría decirse que es una guerrera travesti ya que durante una parte de la historia se disfraza de hombre para pasar más desapercibida —puesto que en la historia buscan a una mujer—, pero después se presentará tal y como es. Lucha cuando debe, duda muchísimas veces porque se le exige algo que una chica modosita y retrotraída no está preparada para hacer. Se ve obligada a evolucionar, a adaptarse. No es fuerte y grande desde el principio. No está hecha para representar un feminismo que no tiene pies ni cabezas dentro de la historia porque ya existe una igualdad. Se ve obligada a adaptarse a lo que se espera de una mujer con su cargo.

Y le cuesta. ¿No es maravilloso?

Estos son dos ejemplos positivos y muy diferentes de mujeres guerreras en contextos lógicos. En una obligada por las circunstancias y su aspecto físico; en otra, porque es lo que se espera de una mujer en ese mundo y porque muchas otras mujeres forman parte de los ejércitos.

Pongamos ahora ejemplos negativos:

—Isendra (Issi) de La Elegida de la Muerte.

Issi es una mujer que decidió que comportarse como una delicada fémina no era lo suyo, a pesar de que he visto a muy pocas campesinas delicadas y que no manden sobre sus maridos, y que prefería la espada al huso y la rueca. Un trauma [SPOILER]con una violación cuando era pequeña[SPOILER] tiene bastante que ver. Hasta ahí, de acuerdo, puedo aceptarlo aunque ya lo haya visto mil veces.

El problema viene después.

Una mujer que tiene miedo a los hombres va y decide que lo mejor que puede hacer es ir por ahí, vestida claramente como una mujer —porque además es una mujer atractiva, en absoluto mazada como debería ser—, sin negar que lo es, y que busca trabajo… en… el… ejército.



¿Vemos alguna contradicción? ¿Alguien se cree que, por fuerte que sea Issi, tenga sentido que una persona traumatizada con el sexo y los hombres busque meterse al ejército porque pelea mejor que un tío? Sí, de acuerdo, Issi a menudo hace las veces de mercenaria, pero el problema es que se presenta como una mujer en un contexto medieval donde jamás de los jamases le habrían dado trabajo. En la novela dejan caer que ha logrado trabajar aquí y allá porque es muy buena, al menos hasta que la historia necesita que se quede en paro para que la muchacha tenga problemas económicos.

No solo se lleva mal el trauma del personaje, sino que me estás utilizando a una mujer como se comportaría ahora al meterse en el ejército, donde sufrirá acoso, pero mantendrá la cabeza alta porque se merece estar ahí como cualquier otro hombre. Esta mentalidad no la tiene ninguna mujer medieval a menos que viva un profundo proceso de reflexión, normalmente ayudada por otras mujeres o incluso por hombres. Issi es una mujer seca, un lobo solitario que no quiere saber nada del otro sexo porque le tiene miedo. Tampoco aprueba a las mujeres que se comportan como doncellas. Debería, en definitiva, ser misógina, como Cersei de Canción de Hielo y Fuego, y, si tuviera una pizca de inteligencia, hacerse pasar de hombre. Porque si hablamos de incongruencias, la más clara es que una mujer que teme a la violación no se lanzaría al camino sin disfrazarse.

Es igual que ahora: las mujeres y los hombres deberíamos poder vestir como nos diera la gana sin que nos dijeran que vamos buscando guerra, pero las cosas son como son y se usará la mínima excusa para hacer daño a una mujer —o a un hombre—. Me duele en el alma tener que decirlo, pero lo raro es que luego Issi se sorprenda cuando intentan violarla.

—Sonea de El gremio de los magos.

En realidad menciono a Sonea porque hace poco que me he terminado el libro y lo tengo más fresco, aunque habría otros ejemplos mejores. El caso: Sonea no es una chica fuerte físicamente, vive en las barriadas de la ciudad donde transcurre la historia y odia a los magos que dominan la política de su sociedad. Es algo más inteligente que Issi y decide vestirse de hombre para que dejen de molestarla mientras hace sus recados. A lo largo de la novela no tiene nada que opinar sobre las mujeres ni sobre los hombres, algo que en sí me parece bien porque, claro, para ella es completamente natural…

Hasta que [SPOILER]es capturada por el Gremio[SPOILER], se despierta con un camisón y «Suspirando, bajó la mirada y torció el gesto al ver las ridículas vestiduras que llevaba». ¿Perdón? A menos que ahora las mujeres (medievales) duerman con pantalones, me cuesta creer que Sonea nunca haya usado un camisón y que llegue a designarlos como «ridículas vestiduras» que, además, ella solía llevar hasta hace poco.

Empezamos con un feminismo mal enfocado: pocas son las mujeres que odian los vestidos a menos que les resulten incómodos —lo cual no es raro, teniendo en cuenta cómo están diseñados— o les enseñen a hacerlo. Por supuesto, Sonea se siente mucho mejor vestida como un señor y deduzco que no le gusta que le recuerden su estatus de mujer frente a otro hombre, porque estar en pijama te hace sentir muy vulnerable, pero está fatalmente representado. Igual que su reflexión sobre las mujeres magas obligadas a casarse porque ahora resulta que en las barriadas la gente contrae matrimonio por amor.



Es decir ¿qué?

Sonea es la representación —que Canavan extiende al resto de las clases bajas— de un punto feminista que resulta ridículo en una sociedad medieval, en especial si no se explica cómo es que se dan estas circunstancias. Sonea, claro, es excepcional: la típica chica que viste de hombre porque es más cómodo pero no quiere hacer las tareas de una mujer. No tengo problemas con los personajes travestis, pero me gustaría saber de dónde viene esa actitud o porqué le incomoda tanto. ¡No me lancéis tomates! La gente tarda mucho en comprender u odiar de forma clara algo que hace daño. Si es cierto que las barriadas son más igualitarias, ¿por qué Sonea se siente incómoda siendo mujer? ¿Por qué las mujeres tienen más libertad cuando el sistema es claramente medieval?

Lo cierto es que aquí deberíamos hablar más de incongruencias a la hora de crear la historia que sobre el personaje concreto de Sonea, pero espero que sea un buen ejemplo para entender que hay cosas que no se deben hacer si tomas un trasfondo machista. Al menos si no pretendes desarrollarlo.

Si hay otro tema peliagudo es el de tratar a gobernantes femeninas en tiempos medievales. Por lo general tenían un poder delegado o temporal si eran madres de herederos, pero cada vez veo más a menudo que aparecen princesas que gobiernan por su propio derecho gracias a ciertas leyes [R: y para asegurarnos de que tengan un toque de dramatismo, pondremos a los hombres de su alrededor como unos capullos integrales que la tratan mal por ser mujer y tirando vamos.]

Un gran ejemplo es, sin duda, Daenerys Targaryen.

Soy una gobernante nefasta, pero gusto al público y a las
lectoras porque doy órdenes y están tan poco acostumbradas
 a ver esto en literatura que me van a 
amar.
Es una mala gobernante, que no hace ni caso de lo que le dice gente con mucha más experiencia que ella; una niña cuyas decisiones se ponen de forma constante en duda, a la que quieren casar para que tenga descendencia y un marido que la tenga sujeta. Con todo esto creo que es evidente que, no me odiéis, si está en el trono es por los dragones, no por su magníficas artes políticas. Sus decisiones son fruto de estallidos de sentimentalismo, de pura rabia y, muy de vez en cuando, de escuchar a sus consejeros. Es una niña, no es tan raro.

Lo extraño es que no le hayan cortado ya el cuello. Nada me agradaría tanto como que Daenerys muriera; entonces George R.R. Martin me sorprendería porque de verdad es capaz de matar a todos sus personajes. No me malinterpretéis: [SPOILER]Catelyn murió porque hizo cosas estúpidas. Ygritte murió en medio de una guerra.[SPOILER]Ya hemos perdido la cuenta de personajes masculinos que han estirado la pata por no saber participar en el Juego de Tronos. ¿Por qué Daenerys sigue viva cuando otros tantos gobernantes han caído como moscas, cuando ni siquiera controla a sus dragones?

Aun así, cogiéndolo por los pelos, se puede justificar que sea una gobernante en un contexto medieval: no lo hace por pleno derecho, sino porque tiene dragones, es la madre de algo más poderoso que ella y es lo que la valida. No es ella en sí, sino lo masculino que vendrá después. Triste, pero cierto. No llega a ser feminista, que es lo que nos interesa en este artículo, así que podemos decir que aprueba.

Vamos a por una gobernante que no aprobaría el test de lógica:

Briony y Barrick, de Shadowmarch.

Quizás algunos hayáis leído Shadowmarch. Puede que os haya gustado o no. En cualquier caso es un mundo medieval donde nadie quiere ver a una mujer en el trono. Con el rey preso por el imperio enemigo y [SPOILER]el heredero a la corona muerto[SPOILER], los gemelos Briony y Barrick se tienen que repartir el gobierno de su pequeño reino. Barrick es un niño con una mano pocha que jamás será el guerrero que se espera de él, además de un chico retraído y hosco, mientras que Briony es… Es… una niña que no quiere comportarse como una mujer, que quiere que se la escuche por su propio derecho y que es descrita como inteligente, pero decide desafiar a la corte poniéndose las ropas de su hermano, cogiendo la espada y haciendo todo lo que un hombre debería hacer [R: mal, claro. Su padre no le enseñó ni a comportarse como debería hacerlo una princesa ni tampoco como un príncipe. Buen trabajo, señor].

¿Sabéis eso de un feminismo imposible, en especial si no hay trauma detrás, porque no existe en la época? ¿Sí? Pues esto es lo que representa Briony. Comparémosla con otra reina torpe, que no sabe gobernar —tiene su lógica, aunque abundan demasiadas mujeres así dentro del universo de Canción de Hielo y Fuego para mi gusto—: Cersei. Cersei es un gran personaje porque está muy bien insertado en su época. Es misógina a morir. No quiere ser mujer, quiere ser un hombre y siente que es uno encerrado en el cuerpo de una mujer. Su orgullo la lleva a meter la pata una y otra vez, porque nadie la ha preparado para gobernar, pero al menos tiene la decencia de actuar acorde a lo que haría una mujer en su posición: usaría a los hombres y a las mujeres de su alrededor. 

Ponerte pantalones, rebelarte contra las normas de género —no hablo de las otras miles de normas políticas contra las que Cerseri se rebela, ojo— conllevaría una pérdida de confianza, una excusa perfecta para echarte del trono y tacharte para siempre como alguien inepto y estúpido. Pues bien, esto es lo que hace Briony, lo cual se contradice con su descripción de personaje inteligente y el autor enfoca más la historia a culpar a los hombres por no aceptarla que a ella por romper las normas sociales.

Soy feminista. Apoyo la igualdad. Desprecio el machismo y el hembrismo, pero me gustan las historias bien construidas.

Si no quieres un mundo machista, no lo escojas como fondo. Si quieres criticar el machismo, hazlo bien. Murasaki Shikibu, primera novelista conocida de la Historia, ya se quejaba del escaso papel que tenían las mujeres en el siglo X en Japón, pero en ningún momento llegó a poner en tela de juicio su cultura.

Las mujeres gobernantes femeninas, inteligentes y firmes son mujeres fuertes. No necesitamos que les pongáis pantalones para ello para demostrarnos que están preparadas para superar a los hombres de su entorno y rebelarse contra los obstáculos que se les ponen en su carrera hacia el poder. 

Elinor es un personaje femenino muy lógico y muy fuerte. 

No necesita una espada para dominar su corte, tanto a 

hombres como a mujeres y es la figura de autoridad. 

Como eran muchísimas mujeres de su tiempo.
Así pues, volvemos al principio:

La gente parece considerar que una mujer tiene que ser especial, que tiene que destacar en medio de otras féminas conformistas para ser fuerte [L: estoy HARTA de las protagonistas “fuertes” que son unas iluminadas frente a las demás]. Es decir, hablamos de personajes que se salen de su papel establecido y realizan toda clase de increíbles hazañas.

Esto, en sí, ¿está mal? Si se representa bien, entonces es correcto, porque muchas se basan en hechos reales. Eowyin de El Señor de los Anillos puede identificarse sin problemas con cientos de mujeres que hicieron lo mismo que ella.

Desgraciadamente, ese no es el caso en gran parte de la literatura actual.

A lo que quiero llegar es a: ¿qué haces, autor/a? ¿Por qué estás tratando a lo tonto un tema tan importante como la igualdad de género? ¿Por qué no miras y aprendes de mujeres de verdad o que pudieron no existir pero su ejemplo trascendió las barreras del tiempo? Así serías realista y tratarías el tema con la dignidad que se merece.

Me gustaría que miráramos al ejemplo por excelencia que es Fa Mulan.

1) Se escapó de su casa no porque deseara salirse de su papel pre-establecido (casarse, tener hijos. No hablo de la versión Disney, que además la puso torpe), sino para evitar que su padre muriera.

2) Triunfó en el ejército a pesar de ser una mujer. Pero haciéndose pasar por hombre, porque la habrían ejecutado de haberse sabido la verdad.

3) Cuando se descubrió la verdad, había ascendido tanto y favorecido de tal forma al imperio sin que hubiera un castigo divino que no hubo otro remedio que perdonarle la vida.

Fa Mulan representa a un tipo de mujer increíble, valiente, fuerte y que inspira respeto. Lo hace porque es inteligente, porque supo vivir así hasta que se cansó de la guerra y se fue a casa. Entre tanto tuvo que fingir, tuvo que convertirse en otra persona. Superó los límites de género, sí, pero metiéndose en el sistema, lo cual es muy, muy, muy difícil de hacer.

Otros ejemplos históricos (o fantásticos) medievales serían Juana de Arco y la Papisa Juana, cuya existencia se niega y se ha reducido a ser una mera leyenda, o Guan Yinping, y podríamos mencionar numerosos ejemplos de mujeres que existieron y fueron respetadas a pesar de ser mujeres, como la Kahina del norte de África que lideró la resistencia ante el avance musulmán. Ha habido incontables reinas, nobles, burguesas y campesinas en todos los continentes que son un buen ejemplo para que alguien que se está escribiendo en un mundo medieval desarrolle los problemas que ellas tuvieron que soportar frente a los hombres.

Si se quieren ejemplos de mujeres que guerreaban podemos pensar en las mujeres japonesas del periodo Sengoku (siglos XV-XVII) que protegían sus hogares y por tanto estaban versadas en el arte de la naginata. Para pasar a aquellas que defendían los derechos de las mujeres de forma pública, descarada y valiente —muy valiente, porque hablaban de todas, no del derecho exclusivo de la protagonista a hacer lo que desee— como hacía Marie Olympe de Gouges estamos hablando ya de un contexto del siglo XIX, hace ya mucho que se dejó atrás la Edad Media, y que se solucionó con una ejecución y la prohibición de sus obras.

Pero eso no puede pasarle a nuestra protagonista femenina, ¿verdad? Qué medieval sería.

Algo que también quiero señalar es que una mujer que lucha no suele tener un cuerpo «atractivo» para las miradas actuales (a mí, personalmente, me gustan las mujeres con buena espalda, brazos fuertes y piernas de acero. Es lo lógico si es una luchadora), ni tampoco puede estar tan delgada como Elizabeth Swan si carga con una armadura que, por lo general, alcanzaba sin problemas los 40 kilos. 

A una mujer como esta no sabría qué pedirle: si que me aceptara 

en su ejército o que, por favor, por favor, por favor, 

no se acercara a mi pueblo.
Un personaje femenino en la Edad Media o el Renacimiento —o prácticamente en cualquier época—, en una sociedad concretamente patriarcal, debe tener motivos de peso para optar posturas contra los hombres de forma pública o ser una completa temeraria a la que la vida le va a dar muchos golpes. Además, un personaje femenino con poder, a menos que sea noble —y volvemos al problema de que las nobles no estaban preparadas para gobernar. Muy pocas sabían leer— debería tener cierta edad, como la importantísima condesa Matilde de Artois, que fue una de las mujeres más poderosas de su tiempo.

En fin: que tenemos cientos de ejemplos que deberían tomarse en cuenta ya que los escritores toman de referencia la Europa medieval, que un personaje feminista del siglo XXI no debería existir sin más en una novela que sitúe su sociedad antes del XIX. Meter feminismo recalcitrante no te va a hacer más feminista, no va a profundizar a tu personaje, ni tampoco lo va a hacer fuerte. Lo va a hacer «diferente» y en principio no en un sentido positivo.

Si quisiera leer sobre personajes feministas, iría a fantasía más moderna, que existen a porrones. Si quiero leer sobre una mujer guerrera, me gustaría que estuviera justificado y no fuera una simple representación de las fantasías del/a autor/a que teme usar a damas de la época por si se convierten en personajes-florero —lo cual es ya un problema del escritor, no de la mujer, y ahí precisamente está el desafío, majos— y que le lluevan críticas por no hacer su propia versión de Katniss.

El feminismo se ve en cómo plantea el autor las historias y cómo crea a sus personajes femeninos, complejos, contradictorios y con varias capas, no en que lleven puestos pantalones, cojan una espada y chillen que el mundo es injusto.




Eso ya lo sabemos todas, gracias.



Y hasta aquí esta sección. ¡Espero que os haya gustado! ¡Tomatazos a Lyra y Green! [G: D: ]

Imágenes:

25 comentarios:

  1. Hola! Antes que nada decir que me encontré el artículo por twitter y que me encanta tanto que lo he leído varias veces xD. Pido disculpas por adelantado del tocho que se avecina:
    Soy una escritora de fantasía (que aún no ha terminado ningún libro porque cuando estoy a punto de hacerlo me doy cuenta de que hay cosas que no me gustan y lo vuelvo a empezar de cero) y trato varias de las cosas de las que hablas, como las pequeñas sociedades matriarcales. Es cierto que yo también hago lo mismo: rápidamente vuelven a la sociedad patriarcal de siempre. Era algo que no me había planteado.
    También me ha dejado tocada eso de La rueda del tiempo (tampoco lo leí) en el que se toma a guasa la violación de un hombre, porque eso también pasa en el mío O.o Una de las mujeres de esta sociedad intenta violar a mi prota masculino (no consiguiéndolo porque éste consigue escaparse) solo para hacer gracietas con las demás. Y hasta que no me he parado a pensarlo gracias a tu artículo no me he dado cuenta de lo grave que es eso. Si hubiese sido mi protagonista el que intenta la violación, quedaría “manchado” para siempre como cerdo asqueroso redomado, el lector no se lo perdonaría nunca (y con razón) y vendría a quejárseme diciendo que por qué no le hago cosas malas estilo Martin. Pero como es una mujer la que lo hace, son todo jijis jajas.
    También quería comentar el hecho de que se ha expandido la creencia de que un personaje femenino fuerte es aquel que adapta roles masculinos, como por ejemplo ser superbuena en la guerra con los ejemplos que ya mencionaste, como si no cupiese la posibilidad de personajes femeninos fuertes que se mantuviesen en sus roles femeninos. Como si esos personajes femeninos “fuertes” se sintiesen avergonzadas cuando notan algo de femineidad en ellas… Pero de esto ya hablaste, así que me callo.
    Perdón por mis rollos y felicidades por el artículo, porque me has hecho ir enseguida a mi borrador y comenzar a tomar notas como loca para tenerlas en cuenta la próxima vez que reescriba el libro xD

    ResponderEliminar
  2. ¡Bienvenida! ¡Muchísimas gracias por comentar!

    No tienes que pedir disculpas, si es genial leer esto y saber que he podido «ayudar» un poco (además, yo tampoco me quedo corta). ¡También me encanta saber que estás tratando el tema del matriarcado! Es un tema interesante y que debería explotarse más, mucho más <3.

    Ah, permíteme aclarar una cosa: no es malo en sí que tengas un mundo mayoritariamente machista/patriarcal y una zona matriarcal/hembrista; el problema es cómo se trata. Por lo general son zonas aisladas, como la tuya, pero los escritores no explican por qué se han mantenido así o por qué sus hombres no buscan imitar a la mayoría patriarcal. A veces se justifica (como en El espíritu del mago) con que las mujeres son más altas y fuertes, que es como decir que la sociedad debe ser machista porque los hombres son más altos y fuertes. Otras formas son más agudas al tratar el tema del dominio del ciclo de vida (vamos: que las mujeres controlan cuándo se reproducen) como en el Temor de un hombre sabio, aunque Rothfuss termina por ridiculizar algo con una mentalidad algo patriarcal al señalar que las mujeres creen que se embarazan de forma espontánea (reduciéndolas a una sociedad casi prehistórica): una mujer siempre sabe cómo va el tema de la concepción.

    Uff, la rueda del tiempo... No sabría si recomendártelo o no. Seguramente sí para que investigues el tema de las mujeres, a ver si te sirve para tu historia. Yo no llegué a la violación, pero me dijeron que el personaje parecía encantado de ser violado y capturado una y otra vez por mujeres aunque le pusieran un cuchillo al cuello. Como dices bien, eso es una mentalidad mal planteada. Una cosa es que tu personaje, hombre y patriarcal, no quiera o no esté dispuesto a aceptar que una mujer ha intentado violarlo (es más, la sociedad todavía se ríe de los hombres "violados" por mujeres o se asume que es imposible que una mujer viole a un hombre), y otra que tú como narradora no juzgues la acción. Es algo terrible, porque la violación no es cuestión de sexo, sino de imposición y de hacer daño a otra persona. Violar tu intimidad, obligarte a hacer algo que no quieres, estableciendo una diferencia entre agresor-víctima es terrible y la sociedad machista no permite que un hombre se sienta así. Para ellos no existe. Hasta que se dan cuenta. Les cuesta muchísimo y la gran mayoría no lo reconocerá en la vida y les quedará un importante trauma x_D. Y que autores como el de La rueda del tiempo tengan esta mentalidad es terriblemente machista. De nuevo, cuando lo lea quizás me sorprenda y vea que la narración condena el hecho y que el personaje sale más traumatizado de lo que quiere reconocer, pero a saber.

    Es cierto que tu pobre personaje ha sido agredido y es muy importante que lo trates a nivel narrativo, a menos que quieras reducir el hecho a algo sin importancia. Tal y como lo dices, no quieres, y eso es maravilloso, de verdad. La violación jamás debería ser algo a tomar de forma superficial, porque se usa para someter y tu sociedad matriarcal seguramente debería emplearla como método de dominación (a menos que quieras ponerla menos violenta y tengan una sociedad avanzada, claro~).

    ¡Uy, sí! ¡Has dado en el clavo! Los personajes se sienten avergonzados por ser femeninos. Es algo que me fastidia mucho porque es una condenación del autor y no se trata normalmente como un problema del personaje en sí 8<. Espero que pronto podamos superar ese bache...

    Muchísimas gracias por leer el artículo <3. Me alegra que te haya servido, de verdad. Entiendo bien lo que es ir a rehacer una y otra vez tu historia (me pasa lo mismo creando un mundo hembrista. Es terrible porque casi no encuentro referencias y hay que cambiar TANTAS cosas...) así que mucho, muchísimo ánimo ;w; Algún día podrás recoger los frutos de tu esfuerzo <3.

    Menuda chapa te he echado yo, querida visitante.

    ¡Un saludo y esperamos volver a verte por esta mazmorra!

    ResponderEliminar
  3. Interesante entrada.
    Como yo lo veo los autores intentan poner a las protagonistas como personajes especiales al resto. En un sociedad patriarcal el rol de mujer es ser sumisa, callada, parir, y entre eso estereotipos esta la vestimenta. El vestido siempre ha sido parte de la tradición del genero femenino. Por tanto la protagonista debe rechazar todo aquello que la hace igual a la sociedad.
    El problema es cuando solo se usa un tipo de mujer: o la "femenina o la masculina". George R.R. Martin (ya que lo mencionaste) se sale bastante de la media de autores. Por ejemplo tiene a Arya que es guerrera pero que nunca es machista simplemente no le gusta el rol de florero que han elegido para ella, y después esta Sansa que es muy femenina y soñadora cosa que no la hace menos compleja. Brienne es una mezcla de estas dos: masculina como Arya y soñadora como Sansa. Después tenemos a Cersei femenina y estúpida. Asha masculina e inteligente, Arianne femenina e inteligente. Y eso es lo que debería haber en fantasía (y en cualquier otro genero) tipos de mujeres con diferentes cualidades sin importar como vista o su aspecto físico.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Encantadas de recibirte por la mazmorra de nuevo!

      Es cierto lo que comentas y por eso resulta tan estúpido e incómodo de leer: eso no es feminismo, es sacar a tu personaje de contexto normalmente para que destaque sobre las demás mujeres, como bien dices. Que, vamos, puede ser justificado o estar bien tratado como el caso de Arya o Asha, a las cuales afectan las circunstancias, pero por lo general no es el caso. Ya me gustaría ver a mí historias donde los hombres renuncian a los pantalones y a su actitud arrogante y superior para salirse del "molde" (porque ahora resulta que ser sumisa y bien educada es malo pero ser un capullo integral dominante es lo mejorcito xD). Y bueno, el "vestido" es tradición en algunos países. No dejaré de reírme cuando pienso que los griegos consideraban a los persas "femeninos" por llevar pantalones. ¿Por qué no he visto a ningún hombre especial de este tipo? xD. En el fondo seguimos considerando que lo masculino es mejor y superior y es un cliché que empieza a volverse odioso. Con ello evidentemente no quiero decir que haya que llevar vestido o ser sumisa, pero sí que habría que buscar otras formas de representar a las mujeres, de forma acorde a su tiempo y a sus circunstancias, sin que por ello tengan que ser "especiales" o llevar pantalones con tal de ser diferentes. Eso, tristemente, es coger el camino corto y no esforzarse en crear buenos personajes independientemente de su sexo.

      Muchísimas gracias de nuevo por pasarte a comentar y por leer nuestras cosas. ¡Esperamos verte pronto!

      Eliminar
  4. Después de todo este artículo (que me ha encantado, por cierto, y en el que tienes mucha razón), a mí me queda una duda. Una duda tonta, una duda que se aleja del núcleo de lo escrito, pero que no me puedo quitar de la cabeza. Sobre todo después de ver a Merida asomando la cabeza.
    ¿Qué pasa con las mujeres vikingas?
    No sé si habéis visto Cómo entrenar a tu dragón, pero en las pelis, aunque no profundizan en el tema, se da a entender que hombres y mujeres son iguales. Astrid y Brutilda están con Hipo y los demás en el entrenamiento de dragones sin que suponga ningún conflicto, y en el ejercito, aunque pocas, se ven mujeres luchando contra los hombres. De hecho, son las únicas mujeres que se ven, no hay amas de casa.
    Y bueno, todavía es una serie de películas infantiles. Pero justamente hoy me he encontrado con esto, que cuanto menos promete: http://www.globatium.com/neimhaim-una-fantasia-vikinga-con-una-protagonista-que-rompe-con-los-estereotipos/
    La verdad es que, cuando he buscado información de las mujeres en las sociedades vikingas, la información que he encontrado era contradictoria, dependiendo del autor. Así que no dejo de sentir que este tipo de obras, aún siendo escasas (la mayoría sigue la norma del mundo tolkiano), se encuentran en algún tipo de vacío legal. No sé cómo lo veis vosotras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida y gracias por pasarte a comentar por esta mazmorra!

      Jajaja, vamos por pasos~

      Cómo entrenar a tu dragón (la primera y la segunda) es una peli muy simpática que no busca ni pretende estudiar realmente una sociedad medieval. Por eso, porque es fantasía y porque está dirigido a un público joven al que pretende mostrar (acertadamente) que mujeres y hombres somos iguales, escogen una sociedad igualitaria. Por eso está bien: Astrid no se sale de la media, sólo es un gran proyecto de vikinga como muchas otras mujeres que salen peleando por ahí. No es especial, es una más. Eso es hacer un buen personaje femenino insertado en su sociedad. Sobre las amas de casa, bueno, es normal que no se vea a ninguna porque sólo nos muestran el interior de la casa de Hipo y su madre no vive con ellos xD.

      Me ha picado la curiosidad (aunque no me llama nada la historia y que una guerrera fuerte -la más, omg, ya empezamos con las especialitas- tenga esa figura de sílfide de la portada no me da buena espina, pero quiero creer que no fue cosa de la autora...) y voy a leerme el libro para hacerle una reseña. 820 páginas. Más vale que merezca la pena porque casi mil páginas son tela, muchíiisima tela marinera.

      En cuanto a históricamente, de las mujeres vikingas se sabe que tenían gran poder adquisitivo (¿sabías que las mujeres musulmanas fueron las más avanzadas de parte de la Edad Media porque tenían derecho a herencia y a ser protegidas de acuerdo al derecho musulmán?) y no es raro teniendo en cuenta que sus maridos o sus padres desaparecían durante meses para comerciar o robar a otras personas. Sin duda, viviendo en una sociedad violenta, serían agresivas y protegerían con uñas y dientes sus casas, y no me cabe duda de que muchas irían a la guerra (travestidas o puede que como colonas, pero tampoco soy experta, así que no puedo decir mucho), pero eso no significa que fueran iguales a los hombres de su tiempo. En absoluto. Seguían siendo obligadas a casarse, seguían estando sometidas a los hombres y que yo sepa no se conocen grandes comerciantes vikingas. Es decir, seguían atadas a sus casas. No creo que exista un vacío legal. Si quieres tomar la idea y desarrollarla en un mundo de fantasía, ¡demonios, adelante! Pero entonces hay que tener en cuenta que quieres crear una sociedad no-machista, sino igualitaria, así que nada de poner a una única protagonista como la excepción de las excepciones. Es como si un autor decide basarse en los rumores del matriarcado de la zona norte de España, de la que tanto han hablado muchos autores -que querían poner a parir a los pueblos nativos y, como se imaginará, exageraban mucho el tema (o no) y lo calificaban como repugnante- para desarrollar una España imaginaria-fantástica donde las mujeres mandan. ¡Adelante! Está bien basarse en ejemplos de la realidad. Sigue siendo, con todo, la Alta Edad Media, de la que no se tiene demasiada información y donde todavía quedan muchos avances por dar.

      En cuanto a fantasía, para eso está. Mientras crees un mundo lógico y te atengas a sus reglas con los personajes, nada tendría que salir mal.

      Menuda chapa te he echado, querida visitante. Espero que no te asustes y vuelvas a saludarnos y a compartir tus opiniones con nosotras un día de estos.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  5. Hallo~ Soy Cross, que estoy conectada con la cuenta que no es pero dudo que a Sai le importe demasiado.
    Interesante, ciertamente. Voy a ser breve porque el mundo me ha hecho así (porque nadie me ha tratado con amor, porque nadie me ha sabido nunca oír) y no sé enrollarme... No en el mal sentido, ¿eh? Ya quisiera explicarme con una cantidad aceptable de palabras y no esto que cabe en un post-it.
    No iré uno a uno porque no acabaría nunca. Según lo veo, al final todo se reduce a un intento de hacer destacar a un personaje femenino. En este caso no es haciéndole el pelo de colores que cambian según la incidencia de rayos de sol o los ojos cuyo tono varía en función de las emociones de la muchacha. Es algo como "Yo puedo ser un chico tan bueno como alguien con cromosomas XY". Pues bien, además de ser tan cutre como lo anterior, se mete en este pantano del feminismo y... acaban dando la imagen de que para que la mujer tenga éxito debe actuar como un hombre. Así nos va.
    Últimamente en ffnet he detectado mucho el caso contrario, el de "soy un chico más andrógino que Shun de Andrómeda (HOLA, SAI, SI ME LEES NO ME PEGUES) así que voy a vestir como mujer sin motivo alguno, solo para ser más mono porque las fans que me leen lo adoran, aunque yo no sea consciente de eso último". No me cabe en la cabeza eso de hacer que un personaje actúe como alguien del sexo contrario sin motivo alguno en el desarrollo del pobre animalico. Creo que la fiebre ha tomado el control de mi teclado desde "Shun de Andrómeda", pero bueno. Quizás hasta me entiendas.
    Resumen: un personaje no es más fuerte o más interesante por vestirse con ropa de la sección contraria de la tienda, sino por tener motivos para hacerlo. Y reacciones con sentido. A Sonea al menos le hacen un bullying brutal por ser de la barriada (aunque no tenga que ver con feminismo, sigo con el ejemplo del Gremio de los suspiros), pero ahora llega una tía que se hace caballero y ZAS! Todos a adorarla y, cuidado, no vaya a hacer esfuerzos innecesarios. UGH.
    Llevo mal lo de hacer discursos ordenados y eso, se nota?
    Bona nit, Suzu.

    ResponderEliminar
  6. Toda la razón. Puede haber personajes femeninos fuertes que no sean necesariamente guerreros, como la Reina Elinor (yo también la prefiero a Merida como personaje, la verdad). Otro ejemplo de princesa Disney que es una mujer fuerte y bien construida sin necesidad de convertirla en guerrera es Pocahontas, que con su sabiduría y su fuerza de voluntad es capaz de propiciar una tregua entre su pueblo y los ingleses, convirtiéndose en una persona a la que sus iguales escuchan y admiran por derecho propio.
    Nunca me han convencido las chicas que, sin estar justificado ni por su historia personal ni por su contexto, se visten de hombre porque sí y son feministas porque sí. El empoderamiento femenino se puede dar de muchas maneras, no sólo poniéndole a la chica una armadura y transformándola en una badass. O tal vez, en un mundo de fantasía, sería interesante ver cómo, a pesar de que una chica lleve armadura y sea badass, no consigue que los demás cambien su mentalidad al respecto porque ella sola no puede contra el resto del mundo, y el personaje lo asume con naturalidad. De ese tipo, creo que sólo me he topado con una en toda mi vida y es Brienne de Tarth.
    Un gusto leerte, me seguiré pasando por aquí :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por pasarte por la Mazmorra!

      Oh, no había pensado en Pocahontas. Es cierto que es un personaje sabio y bien planteado -la pena es que el romance se la coma tanto- en ese sentido.
      A mí tampoco me han convencido nunca (el artículo habla por sí solo xD) aunque no las detesto en sí, sino que me saca de quicio cómo se las usa y al final se resalta tanto su feminidad o el hecho de que tienen que ser hombres y es un "por dios, basta ya". Brienne también me gusta mucho como personaje y por lo que tú dices, que asume la realidad con resignación porque las cosas son así, pero no deja de hacerlo igualmente. Serían más interesantes las figuras como ella o, simplemente, que se hagan mujeres más seguras de sí mismas.

      ¡Gracias de nuevo por pasarte y ojalá nos visites de nuevo!

      Atte. Rika~

      Eliminar
  7. Hola espero no llegar muy tarde xD.

    Has descrito mis sentimientos por Dany de CDHYF. Terminó JDT como mi personaje favorito pero le he ido cogiendo asco por lo que dices. Terminó el 1 libro muy bien pero desde entonces no ha evolicionado nada. Al contrario ha involucionado y se la sha arreglado para terminar exactamente como empezó ¬¬. cierto que es una niña pero con todo lo que ha vivido lo lógico y que era lo que yo esperaba era que se hiciera un gran personaje que volviera a Poniente para salvarlo de los otros y reunificarlo, como sus antepasados. Recuperaría el trono de forma legítima y seria buen ejemplo de mujer que tiene todo en contra y es capaz de sobreponerse y probar su valor.

    Pero nnoooo. Su evolución es basicamente hacerse Viserys. Después de todo sigue siendo una niñata incapaz que no aprende de sus errores, se cree que tiene la verdad universal y su único poder se basa en el populismo. Ni puta idea de lo que esta haciendo ni ganas de aprender, que es lo peor. Se cree muy buena por abolir la esclavitud pero es que en una sociedad esclavista aboles eso de golpe y la hundes porque es lo que la mantiene. Eso no ya no se lo platea y al final solo deja destrucción a su alrededor. Toma decisicones ridículas por boluntos sin pensar ni valorar consecuencias como exiliar a Jorah que le es mas fiel que muchos y si algo necesita un gobernante es gente en la que pueda confiar. Y tampoco escucha a los que si saben. Cuando parecía que por fin en Meeren iba a intentar mejorar y aprender a ser una reina en vez de una niñata y había esperanza sigue sin escuchar a gente que sabe mas, no aprende de sus errores y otra vez lo pierde todo porque no puede ni controlar a sus dragones.

    Si, igual llega a Poniente el siglo que viene porque le quedan solo 2 libros para crecer y lleva 4 siendo gilipollas y sin lograr nada. A ver si se la cargan. Pero no lo harán porque es un personaje popular que por lo que decis se ha puesto como simbolo de buen personaje femenino que se sobrepone a su época y tiene dragones chulos, los fans la adoran aunque da puta pena como personaje, como gobernante y como todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenid@, Anónimo! ¡Nunca es tarde para comentar en esta mazmorra!
      ¡Bien, alguien que tampoco adora a Dany! A mí también me gustaba mucho en el primer libro y sentía muchísima lástima y admiración por ella a partes iguales. Luego, no sé si porque Martin quiere alargar la historia y necesita que Dany todavía no madure o por qué motivo, se volvió insoportable e insostenible en muchos aspectos. A mí también me gustaría que la mataran por coherencia argumental, porque me puede ver tantas tonterías y que no se la lleven por delante como es lógico. Es lo que les pasa a Jon Snow y a Tyrion (este por ser favorito del autor), que sabes conseguridad que hasta el final o hasta dentro de mucho no van a morir.Es irritante que se defienda el poderío de Dany cuando claramente no tiene ninguno. Quién sabe, quizás después de este último libro por fin madure...
      Aunque no tengo muchas esperanzas, para ser sincera.

      Un saludo y muchas gracias por pasarte por la mazmorra. ¡Regresa siempre que quieras y no tengas alergia al polvo de hada o al aliento de dragón! Y si lo tienes, siempre puedo darte una pócima para arreglarlo ;3

      Atte. Rika~

      Eliminar
  8. Me encanta tu blog, yo justamente estoy escribiendo un libro de fantasía medieval y este me ayudo mucho a crear una protagonista femenina y guerrera de forma coherente, me inspire un poco en las mujeres de la guerra civil de japon, que debido a la guerra y a la situación climática (esto es en mi historia) que es dura ya que es un lugar inhospito y donde casi se convive con los animales salvajes, las mujeres debieron aprender a defenderse y también aprender a gobernar porque no sabían si su marido o los hombres de la casa regresarian y podia desatarse una lucha en el mismo pueblo por el poder, en el pueblo es una guerrera habil si por una guerrera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida a la Mazmorra! Nos alegramos de que te guste, ¡y que este artículo te haya servido de ayuda! Tal y como lo pones, desde luego parece una justificación/explicación más que buena para que tu protagonista sea una guerrera. ¡Y no la excepción a la regla, que eso siempre es odioso! Mucho ánimo creando el contexto para tu libro y, claro, ¡escribiéndolo! Pásate cuando quieras por la Mazmorra que, quitando el aliento de dragón y el polvo de hada, intentamos que esté abierta para todos los invitados~~

      Atte. Rika~

      Eliminar
  9. Hola, me presento como lectora reciente del blog (literal,porque llevo una semana) pero que me he dado el atracón bestial con todos los artículos. A sus pies, mis majestades. ¡Me inclino, me arrastro o me tiro por un puente, lo que vean!
    Fuera de coñas, me encanta vuestro blog y sobretodo me encanta esta sección sobre el feminismo en la literatura (comento aquí porque es el último que he releído, pero que lo hubiese puesto en cualquiera). Gracias. Yo necesitaba esta visión. Yo no entendía el feminismo porque lo típico "feminismo? eso se come o cómo va el tema?" y en muy poco tiempo he dado pasos agigantados al respecto. De pronto es casi como si estuviera harta de ser feminista, porque para no ver el machismo mundial supremo que no existe (ironía modeON) tienes que cerrar los ojos y dormir, porque solo cerrados lo sigues pensando.
    Yo hace tiempo que escribo para mí y lo dejé porque no estaba feliz ni orgullosa de lo que escribía de un tiempo a esta parte. Y no entendía qué me pasaba. Y aquí lo habéis explicado tan bien que mis ojos han explotado por no ver antes lo OBVIO del asunto... ¿Cómo no lo he visto? Pero claro, yo confiaba en los libros hasta que me habéis explicado lo bien que me la han colado también con esto. Y hecho la vista atrás y uf...
    Y encima como escritora de andar por casa es lo único que escribía y que se me ocurría escribir. Más allá de esto, mi neurona no ve nada. Me ha costado un año entero desarrollar una trama que no tuviese romance. Y otra que quería tratar varios temas como mujer fuerte en época medieval y la violación y la tortura por envidia, la mujer malvada "porque sí", porque puede serlo y lo sabe (más allá de femme fatale o loca de turno cual bellatrix) y un largo etc.
    Y me encuentro con vuestro blog que tiene los artículos perfectos y la visión perfecta para mí. Para aprender, crecer y mejorar tanto en mi ojo crítico como escribiendo. Así que gracias porque me habéis ayudado muchísimo.

    Y por último, añadir que me encanta que hayáis empezado reseñando a Bartimeo y Nathaniel. Ese binomio está escrito en mi corazón y no comprendo por qué son tan desconocidos... Pero bueno <3.
    Y quería mencionar que yo también le tengo tirria a Danny de CDHYF y mis favoritas son Sansa (lapidarme por ello, no me importa. Creo firmemente que si a cualquiera nos soltaran allí de golpe, seríamos ella, perdidas por el mundo y desamparadas en terreno hostil hasta que entendiéramos cómo funciona el tema... que no niego que tiene sus fallos e idioteces,pero creo que las calificamos así por cómo somos y pensamos ahora socialmente) y Brienne. Me encantaría una entrada o serie de entradas analizando cada personaje femenino de CDFYH en profundidad con vuestro punto de vista. Yo tengo pendiente relecturas varias para analizarla con nuevo ojo crítico... Me siento como si tuviese un nuevo logro feminista desbloqueado >.<

    Y perdón por la parrafada inmensa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida Ishys! ¡Te dejamos que nos esquilmes por haber tardado tanto en responder! Le echaría la culpa a la plataforma, que no avisa bien cuando hay un comentario en un artículo viejo, pero también es culpa nuestra. Así que mil perdones y mil gracias también por habernos dado una oportunidad, por pasarte y, claro, ¡dejarnos un comentario tan precioso!

      Entiendo bien por lo que has pasado. Yo tenía ciertas nociones de feminismo, pero cuando empecé a leer como que se evaporaron. Al fin y al cabo, los libros van a lo que van (y en general casi todo el ocio narrativo). Me costó bastante sentarme a pensar cuál era mi problema o a leer las cosas que me gustaban con ojo más crítico. Por ahí, en una reseña de Mañana Todavía, me di de bruces con una verdad que quería ignorar con uno de mis autores favoritos y se me vino el mundo encima ante su machismo.

      Así que me alegra que los artículos sirvan como una pequeña referencia para otras personas. Necesitamos darnos cuenta de todas estas cosas (y de mil que se nos pasarán sin darnos cuenta).

      Los temas que tratas son interesantes, pero tampoco te martirices con el romance. Puedes escribirlo y que sea fascinante, o incluso trata lo que hace la literatura corriente, siempre que seas conscientede ello uwu <3.

      ¡Que... te gustan Bartimeo... y Nathaniel! *se oyen exclamaciones desde la Mazmorra* ¡Son tan desconocidos y es genial encontrar a otras personas que los conocen! Tampoco lo comprendemos y es una lástima 8<.

      Mira, a Lyra también le gusta Sansa. Creo. Preguntaría pero anda por ahí perdida en polvo de hada. No hay nada de malo con que te guste, jaja. A mi en concreto su papel pasivo (que es comprensible) no me llama porque no me suelen atraer los personajes que no tienen demasiada capacidad de acción (al menos durante taaaanto tiempo). Ah, solo decir que si te gusta Juego de Tronos, quizás te encuentres algo interesante por aquí... relativamente pronto ;3

      ¡No hay nada que perdonar, nos encanta que nos dejen comentarios largos! De nuevo, perdón por haber tardado tanto en responder. Muchísimas gracias por tus palabras y por leernos.

      ¡Esperamos verte más por la Mazmorra!

      Atte. Rika~

      Eliminar
  10. ¡Al fin! ¡Un análisis feminista de verdad! He visto incontables artículos y videos de análisis, la mayoría criticando a Disney, que dicen ser "feministas" pero si a la protagonista no le gusta ensuciarse los zapatos no es digna de representar a las mujeres. Y no hay quien les haga entender todo lo que tú dices en este artículo. Te digo que incluso hasta critican a Mulán nada más porque algunas de sus acciones se adaptan a la época antigua. Comparto que ser feminista y criticar el machismo no significa que no hay que ser realistas. Si no criticamos el machismo de manera correcta, la historia pierde sentido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Te damos la bienvenida a la mazmorra, RiniHedgehog!

      Lo primero de todo, muchas gracias por leer, ¡y por comentar! Ahora, al tema: entiendo bien lo que dices. Personalmente, depende mucho de cómo me planteen a ese personaje que no quiere mancharse los zapatos -puede caerme bien o mal, pero si está justificado que sea así, diantres, por qué iba a criticarlo-, pero eso no significa que deban ser atacadas por cómo eran, vaya. Y no sabía que se trataba tan mal a Mulán, siendo uno de los pocos iconos Disney del feminismo... Me deja bastante mal sabor de boca. Así que me alegra que compartamos opinión, porque cosas así no tiene sentido que se demonicen. Hay gente que no sabe dónde está el límite y al final se exigen tantas cosas a las mujeres que resulta otra forma de opresión.

      ¡Un saludo!

      Atte. Rika~

      Eliminar
    2. Exactamente. Como dices, las mujeres hembristas exigen que el personaje femenino se rebele contra el machismo opresor sin importar la época, que sea igual de dura y fuerte que los hombres, pero que no se vaya a enamorar su guerrera porque sino se convierte en una pobrecita retrogada y terminará condenada a ser ama de casa, y ahí las opresoras terminan siendo ellas. Y justamente Mulán, que no solo es mi película favorita de Disney sino que además me parece una de las películas más revolucionarias de Disney, y criticarla de machista nada más porque se enamoró, me parece el colmo. Y sin querer, estas mujeres terminan cayendo en el tópico de "para ser fuerte no hay que demostrar sentimientos", que si te pones a pensar, también es algo sexista, porque esa regla antes se le daba a los hombres. Yo creo que si queremos que el personaje sea fuerte, primero hay que saber qué es ser una persona fuerte.
      Gracias y saludos.

      Eliminar
  11. Excelente artículo. Esto sí es feminismo. No esas críticas como las que hacen hoy en día, que se ponen a llorar porque la mujer usa una falda y lava los platos aunque viva sola, y si las mujeres eran así en esa época, ¿vamos a pretender que piensen igual que las mujeres de hoy en día? Ojalá esas "feministas" pensaran como tú y dejaran de estar tan amargadas con la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenid@ a la mazmorra, Random!

      ¡Gracias por leer y comentar! Hasta cierto punto entiendo las quejas -sobre todo si van dirigidas a una innecesaria sexualización o un machismo en el mensaje del guión, que no en la interpretación histórica- pero sí, a menudo son exageradas, absurdas y crean personajes sin sentido en una época que no les corresponde. Al final queda demasiado vacío y artificial. Ojalá no fuera así. Pero quizás con el tiempo cierta parte del feminismo aprenda a lanzar sus mensajes sin necesidad de meter cosas que no tienen sentido.

      ¡Gracias de nuevo por pasarte y comentar!

      Atte. Rika~

      Eliminar
  12. Gran artículo (como todos los demás que voy leyendo).

    Te recomiendo (si no lo has leído ya) "Ritos Iguales" del grandísimo y nunca suficientemente llorado Terry PRatchett. Es un claro ejemplo de lucha entre lo masculino y lo femenino, y cómo mantener la esencia sin perderla...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias Darkmoon! Esperamos que te guste la lectura <3

      Pues, la verdad, no lo he leído. Desgraciadamente no me termina de gustar Pratchett ni me atrae su obra (no es un humor que case conmigo). Lyra en cambio quiere ir leyendo así que se lo recomendaré. En cualquier caso, si puedo le echo una hojeada. Muchas gracias por la comendación~

      Atte. Rika~

      Eliminar
  13. Hola, realmente deseaba leer algo como esto, por fin alguien comparte una opinión similar a la mía. Soy escritor novel y apenitas acabo de subir mi primer libro en Amazon, pero he escrito cosas desde hace mucho tiempo y siempre me encontraba lo mismo.

    Chicas que deseaban salir del estereotipo a toda costa, heroínas con actitudes muy molestas, que solamente deseaban huir del rol que les encadenaban de una manera ilógica y poco coherente. Además, ¿por qué muchas escritoras deben despreciar a las chicas que les gusta comportarse de manera femenina?

    He leído a muchas protagonistas femeninas que tienen la típica actitud: "Yo no soy una señorita X", como si serlo, fuese algo malo. Una cosa es que no desees vivir de ese modo y está bien, cada quien tiene su juicio de lo que desea hacer en su vida. Pero tampoco quieras quemar a todo el mundo solo porque no comparten tu opinión, ese rasgo lo he visto en tantas heroínas de este género (Al menos, en escritores no profesionales.

    Una chica no es débil por usar vestido, cocinar y sonreír, no necesita ser sarcástica ni seca para ser alguien fuerte, independiente y genial. Nada de eso, la fuerza de una persona se mide por cómo reacciona ante las situaciones de la vida.

    Un ejemplo que me gusta mencionar, es Ryougi Shiki, de Kara no Kyoukai, su actitud despreocupada, pero firme ante las amenazas sobrenaturales, hacía de ella alguien divertida de ver/leer. Aparte, a Shiki Ryougi no le molesta salir a caminar o ponerse tsundere con Mikiya, el chico que le gusta.

    En las historias medievales, (tengo pensado hacer una pronto) hay que usar la creatividad para que los personajes masculinos y femeninos brillen por sus acciones y no tanto, por el hecho de que sean hombre y mujer, respectivamente. A mí nunca me han gustado las heroínas "Amazonas frías", es decir, heroínas que no muestran sentimientos porque eso las hace débiles.

    Por favor, eso no se lo cree nadie xD, digo, si estás en el campo de batalla, obviamente sientes miedo, terror, angustia, alegría por la victoria, tristeza por ver todas las fuerzas derrotadas. Una heroína Mary Sue que vea todo eso como algo "normal", es algo que no puedo soportar. Claro, esto durante mi etapa como aficionado.

    Otro punto que considero importante, es que en un mundo de fantasía medieval, hay muchas maneras donde una mujer puede mostrar su fuerza, aparte del campo de batalla. Imagina a una curandera, con cientos de heridos por la batalla, moribundos y con los miembros amputados por las hemorragías. Una mujer débil no pondría un pie en la casa de campaña, se necesitan agallas, fuerza, valentía y dedicación.

    Salvar vidas mientras ves un escenario que destrozaría los corazones de la gente, es también digno de admirar. No solo a base de la espada se mide la valentía de un personaje, sea femenino o masculino.

    La igualdad es un tema difícil de tratar en este género, pero por eso mismo, considero que el reto vale la pena. No muchos escritores se animan a hacerlo, pero cuando terminas y ves el resultado de lo que has hecho, definitivamente dan ganas de sonreír.

    Aún si salir del anónimato es difícil xD

    Un saludo y que buen blog, muchas felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenido a la Mazmorra, Battler-kun! No soy Beato, pero me alegra ver que sigues prestando visitas a brujas ;)
      Dicho esto, me alegra que te haya gustado el artículo. Los tópicos que comentas son habituales y es una lástima porque las ideas podrían mantenerse sin necesidad de demonizar a los demás. Creo que el ejemplo de la sanadora no es el más apropiado tal y como lo sugieres, porque no iban como tal por el campo de batalla, pero entiendo a lo que te refieres y es cierto que curar es algo muy importante. Solo que cuando tienes un grupo de hombres y la chica es precisamente la curandera empieza a cansar, como suele suceder.

      Uuuh no, tsunderismos no, gracias xD.

      La cosa es que se odia a la mujer débil y amable porque es un rol que se ha obligado a adoptar a las mujeres. Es un rechazo normal y corriente (pero carente de sororidad) y que las mujeres y nadie más debemos aprender a superar y a que no giren alrededor de hombres. Una mujer puede ser genial siendo dura y brusca, pero también siendo amable y educada. En definitiva, es el momento de que tengamos personajes y no panfletos machistas o feministas.

      Es un gran reto y hay que luchar por él.

      ¡Muchas gracias a ti por leer y comentar!

      Atte. Rika~

      Eliminar
  14. Me ha gustado este artículo. A mí también me apena bastante que la idea que muchos autores y lectores tienen de que una mujer sólo es fuerte rehuyendo su feminidad o al calzarla como un hombre. Estas imágenes forzadas al final también son contraproducentes cuando se generalizan porque el mensaje que manda termina siendo “Si no haces lo mismo que ellos no vales.” Yo no soy guerrero, ni doy órdenes por la vida, no soy rudo ni fuerte y paso miedos, incertidumbres y mierdas. Y me siento un individuo propio. Al final las cosas que admiro en un hombre y mujer son las mismas y no van ligadas a profesiones o rasgos. Ni siquiera hay porque especificar. Admiro personas. No entiendo porque les cuesta tanto crear personajes con identidad propia y coherencia aun siguiendo un ideal

    Tampoco he tenido la suerte de pillar sociedades matriarcales al nivel de las que habláis para poder opinar sobre ellas, aunque deduzco que la mayoría existentes no serán muy realistas porque tendrían que ponerlas con unas connotaciones negativas muy poco populares y no creo que muchos autores o editoriales quieran meterse en ese ajo

    Y dije que iba a defender a Dany así que a ver. Lo bueno de los pjs de Martin es que se sienten reales porque son personas que no elijen ser lo que son. Quitado de Joffrey (educado para ser admirado y obedecido) y Robb (educado para hacerse respetar) y que son realmente los dos únicos pjs que pueden elegir, el resto de pjs son el resultado de los actos de los demás. Y eso es algo que me encanta. Cómo explota el cómo se ven arrastrados a personalidades que se salen de su esencia inicial. Evolucionar no siempre es a bien, sino ser moldeado por la vida, y Dany es uno de los que más evoluciona.

    Primero la relación con su hermano y luego en el khalasar, Dany no elije nada, todos la cuestionan, todos le dicen lo que debe ser, lo que se espera de ella, etc. Cuando empieza a quitarse las cadenas de Viserys y a aceptar su lugar escucha, aprende, pregunta y sigue el consejo de los demás y lo obedece. Vemos en ella a una chica lista, amable, bondadosa y una potencial gran reina y que poco a poco va ganando poder siendo consciente de su propia posición e identidad como khaleesi (pero no por ella misma). Cuando da todo el giro al final del primer libro y lo pierde todo, es traicionada y de nuevo “no es nadie”, todos le dicen qué hacer y cuál es su nuevo destino. La primera decisión real que toma es meterse en el fuego (algo que rompe todo sentido común). A partir de ese momento no deja que nadie le diga lo que hacer, no escucha, no pregunta, no aprende, porque no quiere que nadie tome las decisiones de su vida y porque nadie tiene las respuestas a sus preguntas. Ahora ella tiene sus dragones, su poder, es la madre de dragones. Y aunque empieza con muy buena cara como madre protectora, no sabe nada de gobernar y termina siendo una sombra de Viserys, pero es que no tiene otro modelo. No conoce ningún buen gobernante, no ha sido educada a ello, es aún una adolescente que se mueve por moralidad e instintos. Que reine bien sería lo extraño. Ni siquiera tiene un objetivo propio. Tampoco puedo culparla por no dejarse aconsejar porque ninguno de los que la rodean la ve como Dany, sino que todos ven lo que quieren ver al mirarla. Una reina para redimirse, una belleza a la que poseer, el acceso a un trono, el acceso al poder, su libertad, un refugio al que huir, etc etc etc. Y todos creen poderla controlar, y todos lo intentan. Hasta donde he leído (que no voy al día) todavía no se le ha acercado nadie que la acepte por quién es y no por quien quiere que sea.

    No digo que me guste la Dany en la que se convirtió. Pero es comprensible que haya terminado tan desfasada, y sobre todo, no ha dejado de evolucionar. Espero que cuando encuentre a alguien que la mire y vea a “Dany” pueda encontrar su rumbo.
    Al final no creo que ninguno de los pjs de ese libro puedan ser modelos de nada ni hayan sido creados con la intención de serlo. Por lo que encajarlos en ideales es bastante complicado. Y con esto cierro. Buen artículo. Se nota el trabajo y ganas.

    ResponderEliminar