Recordatorio

No somos profesionales, simplemente nos gusta leer y tenemos tiempo libre, así que a veces cometemos errores.

martes, 16 de febrero de 2016

Análisis: El nombre del viento, Patrick Rothfuss

Título: El nombre del viento
Autor: Patrick Rothfuss
Sinopsis: «Viajé, amé, perdí, confié y me traicionaron.»

En una posada en tierra de nadie, un hombre se dispone a relatar, por primera vez, la auténtica historia de su vida. Una historia que únicamente él conoce y que ha quedado diluida tras los rumores, las conjeturas y los cuentos de taberna que le han convertido en un personaje legendario a quien todos daban ya por muerto: Kvothe... músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, héroe y asesino. Ahora va a revelar la verdad sobre sí mismo. Y para ello debe empezar por el principio: su infancia en una troupe de artistas itinerantes, los años malviviendo como un ladronzuelo en las calles de una gran ciudad y su llegada a una universidad donde esperaba encontrar todas las respuestas que había estado buscando.

Editorial: Debolsillo. 
Número de Páginas: 872.

Todos sabemos que hay obras que no se pueden tocar porque los fans te agarrarían, descuartizarían y mostrarían tus pedazos al mundo como advertencia. El nombre de viento, o más bien, la primera parte de la Crónica del asesino de reyes es uno de esos libros.

En uno de mis paseos, hace unos años, en busca de comida para Green y palillos de las orejas para que Lyra pueda usar las puntas como esponjas, charlé con un chavalín que parecía tener muy buen gusto y me recomendó este libro con un tono serio y casi reverencial. Uno de los mejores libros que leería en mi vida, afirmó.

Y como estaba en una tienda por menos de diez euros, lo compré.

La verdad es que lo leí bastante rápido, no me duró ni una semana, también porque estaba en esas épocas en las que quería evadirme del estudio y podía pasarme horas y horas leyendo. El nombre del viento, por tanto, se deja leer y mucho. Tiene un estilo muy sencillo y, a pesar del interminable relleno y que apenas ocurran cosas, tiene un aire muy del «día a día» que me recuerda a esas series que una sintoniza para ver después de comer y reírse mientras pasa el rato. Las disfrutas, se pasan rápido y no les vuelves a dedicar muchos pensamientos excepto para rememorar las escenas que te han gustado.

Algo similar me pasó con este libro.

Luego llegó el segundo, que también me lo leí en un plis —en parte porque estaba en una Montaña, aislada y sin forma de comunicarme con nadie, de modo que aproveché para leer y aislarme del frío bajo las mantas de mi cama [L: Así sobrevivimos en la mazmorra]— pero me dejó peor sabor de boca. Sobre todo cuando empecé a hablarlo con gente que también lo había leído y le veía los mismos problemas que yo.

Eso me llevó a no volver a leer El nombre del viento, convencida de que tenía las mismas taras que la segunda parte. 

Sí, las tiene, solo que al ser un libro introductorio y de un estilo menos habitual a lo que nos han acostumbrado, se pasan por alto. Así que decidí que era el momento de releerlo y decidir si era tan malo como me estaba imaginando, si era cosa del odio por el segundo o de verdad era tan bueno como dicen sus acérrimos fans.

Podrán deciros muchas cosas, pero El nombre del viento no es un gran libro. Como he comentado, es muy sencillo de leer y eso ayuda muchísimo, en especial porque es una odiosa primera persona de un personaje bastante Gary Stu —ya lo veréis, lo hace todo, absolutamente todo, bien. Su único defecto es el orgullo, que lo lleva a meterse en toda clase de líos— y sus revoloteos alrededor de un interés amoroso terriblemente Mary Sue, taras que se acentúan todavía más en el segundo libro. Ya que la historia consiste en acompañar a Kvothe a todas horas, en todos los momentos, si no te cae bien, se vuelve muy, muy insoportable pues el mundo gira a su alrededor y los personajes, excepto Denna, su interés amoroso, sólo están para… rellenar. Lo cual es una pena porque, aunque son simples, resultan mucho más entretenidos y variados que los protagonistas.

Por otra parte, la sinopsis miente descaradamente. Se supone que la gracia de esta historia es que rompe el clásico relato heroico para mostrarte la normalidad o los errores que hay detrás de las leyendas que se transmiten de boca en boca, que siempre mienten. 

El problema es que se te promete otra cosa. Algo que te das cuenta de que no te lo van a dar cuando ya llevas quinientas páginas y empiezas a frustrarte porque no pasa nada, a pesar de que metan elementos sobrenaturales, una venganza de sangre que origina todo el viaje de Kvothe —y que, sinceramente, apenas vuelve a mencionarse— y que es obligación del autor desarrollar. Al menos si te ha dicho que eso es lo que va a pasar.

No me malinterpretéis, es una historia entretenida y las historias no-épicas pueden ser muy buenas pero El nombre de viento necesita un recorte de al menos trescientas páginas y, si va a dedicarse a lo que se le da bien a don Rothfuss, es decir, contar el día a día cotidiano y entretenido y no una historia grandiosa, podrían haberse saltado las primeras doscientas páginas y limitarse a contarnos la vida de Kvothe en la Universidad, lo perrito faldero que se pone con Denna y sus encuentros cliché con su archienemigo Draco Malfoy Ambrose.

Mi mayor problema es que esto no es una trilogía, es un libro indescriptiblemente largo, por lo que no tiene sentido cortar donde lo hace. Es lo malo de no organizar una novela en «partes» cerradas; El nombre del viento empieza bien, acaba flojo aunque esperas que ya no quede mucho para que empiecen las «partes de verdad» porque es que no pasa nada en el libro pero ya lo destriparé en la sección de spoilers.

Básicamente vais a encontrar una novela sencilla, con interrupciones en la narración (de viva voz, JA, no te lo crees ni tú, don Rothfuss) que se agradecen y a la vez irritan porque el Kvothe adulto que te está contando la historia es una presencia constante que te recuerda que pasaron cosas «serias» que lo han llevado a donde se encuentra ahora. Ninguno de estos sucesos misteriosos ocurren en El nombre del viento, ya que Kvothe nos está contando su etapa feliz en la Universidad, donde logró recomponerse como persona tras su infancia destrozada. En fin, que se nos muestra la base de todo lo que aprende y sus cansinos escarceos con la Chica Diferente y algún que otro recordatorio de que se supone que de aquí va a salir una gesta épica [L: boring] [G: So boring].

No mucho más.

¿Lo recomiendo?

Sí, no está mal para leer. Personalmente no me ha dejado una gran impresión, me ha parecido que la gente exagera la originalidad de la historia, pues el tema de los nombres ya lo utilizaron los japoneses o Ursula K. Le Guin; el mundo es la Edad Media europea con una mitología calcada del cristianismo pero dando más relevancia a los elementos mágicos; el tema de la magia interpretada como algo «lógico» no está mal pero tampoco da demasiada fuerza a la historia y la sociedad no está profundizada ya que Kvothe se mueve en una Universidad con reglas aparte.

Recomiendo leerlo si os cae bien Kvothe a medida que avanzáis; si no, sólo vais a encontrar cosas de él porque los demás personajes, como ya he mencionado, quitando algún Maestro, no tienen más que una presencia superficial y el mismo Kvothe no muestra interés por ellos, por su pasado o por algo más que el hecho de que «le hizo bien tenerlos cerca porque eran buenos amigos».

¿Es un libro extraordinario y revolucionario?





Creo que todos conocéis la dramática historia de Kvothe que es la típica de venganza porque unos malos muy malos mataron a su familia. Kvothe es un asesino de reyes, o eso dice su título, que ahora vive de tabernero con su aprendiz, Bast, en un pueblecito olvidado de la mano de Dios/Tehlu. Un buen día, un hombre llamado Cronista se encuentra con él cuando es atacado por unos monstruos que parece que comienzan a resurgir poco a poco por motivos no explicados y, al final, consigue que Kvothe se siente a hablar para, en tres días, narrarle su historia. Todo El nombre del viento está contado de viva voz por el protagonista en un único día.



Cosa que creo que nadie puede creerse pero bueno.

Pero claro, es que Kvothe es una entidad superior con una memoria perfecta, que aprende idiomas en un día y en menos de una hora sabe hacer taquigrafía [R: Oh por Medea qué odioso y repulsivo eres] así que puede hacerlo todo porque sí.

En fin, prosigamos.

Kvothe, como buen personaje enamorado de sí mismo que es, algo que el autor parece hacer a propósito y que se le va de las manos en el siguiente libro porque él mismo se ha enamorado de Kvothe [R: no debería meterme con El temor de un hombre sabio todavía pero , por Medea, no puedo evitarlo], no puede ir directo al grano, sino que debe dedicar unas cien páginas a contar su infancia y sus viajes con la maravillosa tropa de artistas de élite que son los Edena Ruh —básicamente gitanos caucásicos, cultivados y blablablá— y cómo sus cuasi perfectos padres compusieron un poema sobre unas criaturas malditas, los Chandrian, que los descubren y matan por tal herejía.

Tras eso, Kvothe se las tiene que apañar solo en una ciudad, Tarbean, donde se convierte en un mendigo hasta que cierto día, con unos quince años, decide ir a la Universidad para la cual un anciano que se unió a la tropa durante un tiempo le preparó. Consigue ingresar a la primera —es más, manipula a los Maestros para que le den dinero para la matrícula en vez de tener que pagar— y se supone que intenta investigar sobre los Chandrian, pero don Rothfuss juega primero con el que no va a ser tan fácil como ponerse a leer y luego mete a Kvothe en un lío para que no pueda entrar más en la biblioteca y tenga una excusa para olvidarse del tema. El mismo Kvothe dice que no es que no pensara en su familia, sino que había comenzado a pasar página.

Así que el resto de la novela son sus escarceos con los profesores, con la misteriosa, elegante y odiada por todas las mujeres porque es demasiado guapa y peligrosa para ellas, Denna, y cómo consigue ir subiendo en menos de un año a categorías estudiantiles que normalmente costarían varios años de estudio. Don Rothfuss no olvida meterle algún latigazo para recordarnos que Kvothe no es perfecto, no, por Medea, ¿cómo iba a ser un Gary Stu andante?. [L: Ojalá todos los niños fueran así. ¡Qué poco trabajaríamos las hadas!]




Al final se encuentra con unos posibles signos de que en una granja han aparecido los Chandrian y parte veloz hacia la misma, que ha sido destruida, para encontrarse nada más y nada menos que con Denna. Rondando por los alrededores dan con un draco —un lagarto gigante del que vienen las leyendas de los dragones [G: Es tan mono <3]— adicto a una sustancia que se usaba para preparar droga en medio del bosque. Denna y Kvothe intentan matarlo de sobredosis, pero solo sirve para que se vuelva loco y ataque el pueblo más cercano. Kvothe acude al rescate y así su reputación, que ya había empezado a formarse en la Universidad, se extiende.

Volvemos al presente y nos enteramos de que Bast, el «aprendiz» hada, fauno o lo que sea de Kvothe, es quien consiguió que Cronista viniera a sonsacarle la historia a su maestro, que se está ahogando en el silencio de la triste y gris normalidad [R: ser corriente es la muerte de los Gary Stu]. Amenaza de muerte a Cronista para que no le haga preguntas a Kvothe sobre su música, porque no puede tocar desde hace años, y…

Y chapó.

Como libro introductorio no está mal pero, de verdad, no son necesarias tantas páginas, ni siquiera la mitad.


Sobre los personajes...

Kvothe

Hola. Qué mal me caes.
Es nene en el camino de convertirse en el rey de los Gary Stu. Sí, tiene la excusa de que es un super dotado, pero la excusa me dura medio libro. En el segundo simplemente es un Gary Stu y ya. Hay gente que lo adora y lo encuentra fascinante —entre ellos el propio autor—. Para mí, la verdad, es un personaje aburrido y sólo aprendo cosas de él porque no hay otro remedio ya que es un libro en primera persona y tengo que seguir sus puñeteras aventuras en las que no pasa nada.

Creo que mi mayor problema es que es tan egocéntrico, tan centrado en sí mismo por culpa de la narración de su yo adulto que la historia pierde toda clase de interés u originalidad para mí. No me malinterpretéis, una narración así puede ser interesante ya que Kvothe es un Narrador no fiable, es decir, que te va a mentir en la cara siempre que le convenga. Por ejemplo, te dice que no te quiere contar esto, que prefiere presentar tal cosa de otra forma porque es mucho más bonito, todo revestido de una autocomplacencia que hace que me caiga terriblemente mal —aunque si hubiera sido un secundario o el enemigo creo que me habría encantado. Tal vez le habría soportado como protagonista si su egocentrismo se hubiera tratado como algo cómico— pero el objetivo de la historia, aunque sea hablar de las Máscaras, se desvía demasiado hacia lo cotidiano e insustancial para que realmente uno sienta que importa que Kvothe te mienta.

No me importa, sólo quiero que llegue lo importante de una vez.

Si contara cosas interesantes, si fueran aventuras en las que te quedas mirando fijamente la hoja y te preguntas si está mintiendo o no, eso sería un Narrador no fiable fascinante. Supongo que después de haberme «leído» una serie de ocho «libros» basados en la Máscara, en lo no fiable, en los narradores-meta que te mienten para intentar llevarte a la verdad y que aprendas a ver sin velos de prejuicios [R: hablo de las sound novel de Umineko no naku koro ni, que narrativamente a veces merecen llevarse un tiro pero que en conceptos, en temas de meta, en mentiras y dar giros a la historia son magistrales] no puedo evitar ver El nombre del viento y a Kvothe en concreto como algo flojo, que se hace para llamar la atención y poco más.

En fin, sigamos con Kvothe. De niño era un personaje relativamente interesante porque, como buen niño superdotado, es creído, es arrogante y se mete en líos él solito, como cuando intentó invocar el nombre del viento y estuvo a punto de matarse. Fue una escena que me gustó bastante, la lástima es que [L: no muriera] el resto de la troupe está idealizada y por eso mismo me importa un pito lo que me cuente sobre ellos ya que no vuelven a tener relevancia. Si la tuvieran sería otro tema y puede que releyera sus capítulos con cierto interés pero, al fin y al cabo, los que no son los padres de Kvothe solo están para explicar qué enseñaron a nuestro protagonista y los padres son una pareja de Mary Sues dramáticos en su muerte que están para darle un motivo a Kvothe para querer vengarse de los Chandrian. Sí, tenían escenas dulces que Kvothe te obliga a sentir como tal, pero como personajes son bastante malos ya que no son independientes pues… ¿No? Déjame, Kvothe, deja de intentar darme pena a la fuerza. Existen por y para Kvothe y la narración no deja de incidir en ello. Ni siquiera el maestro de Kvothe tiene contexto. Sólo importa que enseña simpatía al niño.

La historia de Kvothe no es original aunque, por decir algo bueno, tampoco pretende serlo. Es simplemente contarnos de forma cercana cómo fue su vida desde que se quedó sin familia y hasta que consiguió aprender a apañárselas por sí mismo y salir de la miseria. Así que, dentro de lo que cabe, el personaje es coherente: no se abre a los demás porque teme que le vuelvan a hacer daño; no piensa mucho en sus amigos porque es independiente y está acostumbrado a vivir por su cuenta; lo único que le queda es el orgullo —desmesurado— y lo defiende con uñas y dientes, lo cual le lleva a melodramas con Draco Malfoy Ambrose y también con algunos profesores.

Es decir, que sus defectos son ser egoísta, aunque la narración y quizá el autor no planearan representarlo como tal, y que se deja llevar por su orgullo y es demasiado lanzado. Por lo demás no es demasiado ambicioso —ni siquiera se embarca en una búsqueda de la venganza contra los semi-dioses que parecen ser los Chandrian—, se conforma con ganar dinero para sus estudios y su música y ya. No tiene planes de futuro, piensa en el presente con una mentalidad de mendigo. Not bad.

Sin embargo, estás a un paso pequñito, muy pequeñito, Kvothe, de ser un Gary Stu pero no te preocupes: Don Rothfuss se ocupará de que lo seas en tu siguiente aventura.

Respecto a las virtudes… Es guapo, es pelirrojo, tiene unos ojos que hipnotizan, una sonrisa bonita, sabe actuar, cantar, tocar el laúd, hacer simpatía (magia), tiene memoria fotográfica, una capacidad improbable de manipular su propia mente para no sufrir dolor y concentrarse en varias cosas a la vez, es un héroe que rescata damiselas en apuros, es pobre —como las ratas y sí, lo cuento como algo positivo porque así logra la simpatía del lector— y voy a parar ya porque quiero vomitar y seguro que me dejo muchas cosas en el tintero. [L: Hoy no limpio]

Kvothe no aprende, algo que me parece ridículo ya que ha vivido en las calles donde, según lo que nos cuenta, aprender es necesario para sobrevivir. En su lugar se dedica a desobedecer a Maestros, a quebrar las normas —como al entrar de nuevo en la Biblioteca, haciéndose excusas sobre sus estudios y los Chandrian cuando, oh vaya, sólo piensa en ellos tres o cuatro veces a lo largo del libro— y tal. 

¿Sabéis por qué? No es porque sea un pícaro, alguien divertido y arriesgado que disfruta rompiendo las normas y desafiando a la autoridad. Lo hace porque, de lo contrario, no sucedería absolutamente nada, no habría conflictos interesantes ni nada que contar. Puede que la primera vez te tragues que lo hace por curiosidad o por lo que sea pero, en realidad, don Rothfuss le obliga a moverse para crear conflictos/drama que permitan que una historia en la que no sucede nada durante 800 páginas tenga un mínimo de chicha.


Denna la sin nombre.



Personaje creado para ser Misterioso con mayúscula y que falla en su cometido por ser tan cantoso. Es muy posible que tengamos opiniones diferentes, pero un personaje misterioso lo es porque aparece, porque hace cosas e influye en la trama y nos lleva a preguntarnos por él. Darth Vader, básicamente. Se suelta muy poquita información sobre él y se nos promete que va a tener un pasado a la altura de nuestras expectativas.

¿Denna, o como quiera llamarse la señorita, es un personaje misterioso?

Quizás pero pocos personajes me han suscitado menos interés que ella y esto se debe a que está mal presentada. 

Ella está para que Kvothe se vuelva idiota y para demostrarte que no es un completo egoísta ya que por Denna haría cualquier cosa. Y ya, no aporta nada más a la trama excepto su Marysueismo [R: si Kvothe se tambalea peligrosamente a la hora de cruzar al valle de los Gary Stu, Denna, directamente, lo es.]

Podría ser en parte porque Kvothe la idealiza y nos la describe mejor de lo que es —una de las pocas cosas que me gustaron referente a ella es cuando Bast te señala que tenía la nariz torcida y Kvothe se niega a reconocerlo porque para él es perfecta—, lo cual me pone la piel de gallina. La compara con rosas salvajes con espinas y animales, nunca con personas, porque Denna, para él, es algo que va más allá. Nunca la ve como si fuera una persona, sino que la cosifica a su manera y al estar contándolo muchos años después pues, lo siento rico, no tienes excusa. Escalofríos me das.

En fin, Denna es una fabulosísima cantante capaz de improvisar una de las canciones más complicadas de todos los tiempos y cantarla en pareja con Kvothe sin que nadie la haya avisado. Por otra parte está aprendiendo a tocar instrumentos pero da igual porque lo conseguirá en un pis pas. Es preciosa, suscita la envidia de todas las mujeres que se niegan a incluirla en sus círculos [R: mi mente no computa. Don Rothfuss, si Denna nunca se queda más que unos meses en un sitio ¿en qué círculo social pretende entrar excepto en la cama de un hombre?], es inteligente, irónica, independiente, sensual, hermosa, avispada, valiente y además la pobre tiene que vender su cuerpo a diferentes hombres que se odian unos a los otros porque no pueden poseerla para siempre.

Permitidme que me vaya a vomitar un rato. [L: ¡NOOOO!]

[…]

Ya, me encuentro mejor.

Puede que en algún sitio don Rothfuss se esté jactando y diciendo: «¿Ves? Todas las mujeres sois iguales y ninguna aceptará a Denna» a lo cual respondo que quizá debería haber hecho un personaje menos misterioso y con el cual alguien que no quiera caer rendido ante su belleza (o básicamente llevársela a la cama) pueda llevarse bien. Denna no me ha dado motivos para preocuparme por ella ni, mucho menos, para interesarme por su historia y eso es triste ya que es de los pocos personajes cercanos a Kvothe que no existe por y para él. Es más, Kvothe insiste en cómo Denna es un espíritu libre y blablablá porque no siempre anda a su alrededor [R: Kvothe, tienes un PROFUNDO problema, que lo sepas] pero precisamente por eso Denna aparece y desaparece sin verdaderos motivos e incluso te la encuentras al final del libro porque sí, aunque no era ni importante ni necesaria para el guión y tampoco hace nada excepto envenenarse y decir cosas estúpidas para que te dé penita mientras está drogada.

En resumen, Denna es un típico interés amoroso que, al menos en este libro, solo está para despertar las hormonas de Kvothe y para describirnos otro amor que supera todas las cosas de este universo y que no tiene ni punto de comparación con ningún otro a pesar de que no tengan nada de química y apenas sí sostengan alguna conversación que no sea para demostrar lo inteligentes y perfectos que son ambos.

Denna, además, es un personaje que no supera muchísimos test porque sólo habla con hombres con la excusa del autor de que no se lleva bien con las mujeres. Algo parecido le pasa a las otras chicas de libro (e incluso a la madre de Kvothe). Son personajes aislados, que sólo hablan con Kvothe o con otros hombres que la rodean.

Fantástico, don Rothfuss, habla lo que quieras de la independencia de las mujeres,
 pero antes dales la capacidad de hablar unas con otras sin hombres de por medio.

Hay gente que dirá que Denna no se busca que las mujeres la traten mal, pero, sinceramente, es que nunca la vemos interactuar con mujeres. No sabemos si es tan arrogante con ellas como con los hombres, no sabemos cómo es la sociedad femenina a excepción de que parecen ser bastante machistas si consideran que una chica que va de hombre en hombre no es aceptable —y si las han educado para eso ¿se las puede culpar? ¿Por qué los hombres quedan como buenos al pensar que pobrecilla, qué vida más dura, y las mujeres ni siquiera tienen la oportunidad de opinar sobre algo tan importante como prostituirse para vivir?—.

Así pues, Denna es un personaje que don Rothfuss ha querido hacer tan misterioso que, al final, no tiene nada que ofrecer por sí misma excepto unas pocas risas con la subnormalidad adolescente de Kvothe. Sabemos que tarde o temprano nos dirán qué pinta en la historia aparte de ser el interés romántico hiper idealizado y poco más.

Uno de los personajes que más me sobraban cuando podrían haber tratado a otros más sencillos y cercanos como Mola o Fela.


Otros

Pues hay tantos y tan intrascendentes que no sabría por dónde empezar. Los amigos de Kvothe, Sim y Wil, son dos encantos por su sencillez, que no necesitan una historia super dramática para acercarse al lector y caerle bien. Esto se logra porque están ahí para ayudar a Kvothe. Por lo demás, no tienen mucho que contar, lo cual dice mucho de don Rothfuss y Kvothe, y del interés que sienten por los amigos cercanos. Por cierto, no recuerdo ninguna escena dedicada a que Kvothe haga algo por ellos.




Los Maestros —todos varones aunque se supone que las mujeres estudian. ¿Motivos para que no haya Maestras? Ni idea. Por cierto, me recuerdan muchísimo a cómo eran los magos de Cuentos de Terramar y no lo digo de forma positiva— son variados y entretenidos, bien equilibrados porque no están para mucho más. Son de los pocos con los que acepto que se mantenga una distancia básica porque están para enseñar y no para inmiscuirse en la historia de Kvothe. Creo que el que más me atrajo fue Elodin y no porque esté pirado sino porque hizo que Kvothe saltara de una casa y prácticamente se matara y no tuvo ni que empujarle. Lástima que la experiencia no sirviera para volverle un poco más humilde.

Respecto al elenco femenino, de nuevo, sólo aparece porque sí. Devi es de los pocos personajes que merece un poco la pena porque es independiente, agresiva y se ha montado un negocio que sale del estereotipado de abrirse de piernas. De nuevo, es una pena que sólo se la mencione por y para Kvothe. Seguramente lo pasaría por alto si no fuera porque le pasa lo mismo a todas las mujeres de este libro.

En realidad, creo que las únicas dos mujeres que han tenido una conversación entre chicas —si es que se le puede llamar a eso «conversación»— son Mola y Auri y… Para lo que sirvió, ya que Auri, por mucho que guste a la gente, es otro personaje intrascendente excepto para demostrarte que Kvothe es atento con el sexo femenino y del masculino pasa olímpicamente a menos que sea para entrar en batalla campal. 

No, lo siento, Auri no me gustó, no sé para qué está aparte de para hacer metáforas que pueden encantar a otros pero a mí me hacían poner los ojos en blanco. Más relleno. Creo que lo único que hizo fue —y ni siquiera lo hizo ella, se le ocurrió a Kvothe— mostrarle un camino a Kvothe para romper las normas otra vez y poner en peligro a Fela, no vayan a expulsarla también de la Biblioteca y tal —pero, como digo, Kvothe sólo piensa en sí mismo. Es cierto que recurre a ella cuando no tiene otro remedio pero es que tiene narices—.

Un elenco variado, poco profundo y completamente olvidable. Es lo que pasa cuando no haces personajes sino cosas que giran alrededor del protagonista. Ni siquiera son satélites de un planeta, porque estos cumplen funciones. Qué triste. 

Sobre el mundo...



La verdad es que el mundo es bastante simple porque la historia no necesita más. En este libro apenas sí se recorre una parte pequeñita de un continente, ya que toda la acción transcurre en una zona cerrada:

Kvothe se mueve por Tarbean, la Universidad e Imre. También por una granja algo más alejada pero que no tiene verdadera relevancia por ser lo que es sino por lo que ocurre en ella —el posible ataque de los Chandrian—.

Así pues, sigue la estela de muuuchos mundos de fantasía de los últimos años donde sólo se toca una parte del universo que aparece separada del resto por una gigantesca cadena montañosa —¿a alguien le suena esto de La rueda del tiempo?—. Se trata de un mundo medieval no demasiado desarrollado, aunque sabemos que hay zonas donde hay reyes y otras donde no. Esto se explora más en el siguiente libro.

En cuanto a sociedad… Pues la verdad es que no tengo mucho que decir. Como suele hacerse últimamente, se coge una base medieval, pero se mezclan elementos que en Europa no se habrían visto con tanta normalidad, como que haya gente negra con blancos sin llamar la atención más que por el acento —el país de los ceáldicos, con Wilem como representante de los mismos— o una cierta posición mejorada en el caso de las mujeres a las que vemos llevar negocios frente a los hombres o acudir a la Universidad… pero luego todas visten igual que en la Europa medieval, el machismo sigue por ahí —¡cerrad las puertas del Infierno, digo, las piernas!— pero... ¿es menos exagerado que en la realidad en la que se basa por algún motivo que no comprendo? Al fin y al cabo es una sociedad atrasada donde apenas sí se conoce la magia/simpatía y su religión es evidentemente cristiana/machista. Más bien veo que se meten mujeres para que haya variedad y con una posición importante porque, si no, la gente salta pero, ya veis, la coprotagonista hace lo que todas las mujeres que no son princesas: es prostituta, la femme fatale.

En fin, para ser ochocientas páginas y pico la sociedad no llega a desarrollarse porque transcurre casi todo en la Universidad y, mientras Kvothe es un mendigo en Tarbean, lo único de lo que habla es del hambre que tiene y de los mitos que escuchó en una taberna, así que… meh. ¿Dónde está esa originalidad que cantan los fans a los cuatro vientos?

El tema de la simpatía es interesante pero intentar racionalizar la magia diciendo que vale con partir la mente en varias partes y unir elementos… pues o eres un telequinético o eres un mago, porque no puede hacerlo la gente normal aunque aquí se dé a entender que sí. Supongo que un mundo en el que existen los feéricos nadie puede decir nada, pero no dejaba de hacerme gracia que se quisiera poner un tono tan científico a la magia. Supongo que podría interpretarse como una burla a lo que se hace ahora de ponerle etiquetas a todo pero, sinceramente, lo dudo. Si se hubiera hecho con esa intención me habría encantado.

La verdad es que podría hacerse una tesis de la simpatía ya que don Rothfuss dedica páginas y páginas a las horas de Kvothe en Hogwarts la Universidad, pero no es algo interesante ni que tenga verdadera relevancia excepto para estacar que Kvothe es [R: adivinidad] un genio y puede hacerlo todo bien gracias a su impresionante capacidad de dejar la mente en blanco.

Hogwarts la Universidad es entretenida, con sus dormitorios, sus normas, sus profesores locos y la competencia que hay entre maestros o la angustia de los personajes porque saben que tienen exámenes y hay que hacerlo lo mejor posible para que no les suban mucho el precio de la matrícula.

En cuanto al trasfondo… Sinceramente resulta mucho más interesante el momento presente, cuando los demonios por algún motivo están acercándose cada vez más a las zonas humanas y tenemos a Bast indicando una cierta amenaza y recordándonos, ya que la historia frecuentemente lo olvida, que pasó algo o, más bien, que hay algo que merece ser contado. Apenas sí se habla de los Chandrian aparte de la mención sobre su posible origen mitificado —muuuuy largo si me preguntáis mi opinión y que resta dramatismo porque no necesito tantas páginas para que me cuenten un romance sentimentaloide. A veces, don Rothfuss, que tanto te gusta hablar del silencio, es mejor callar y mostrar a contarnos algo e intentar forzarnos a creer que es tan maravilloso como lo imaginas— aunque son uno de los mecanismos que mueven la historia. Lo que más se llega a profundizar es el mito del Dios que nació de la humana más pura del mundo para regenerar el mismo y dividir a la gente entre los que se salvarían y los que no. Hola monoteísmo judeo-cristiano.

Si al menos hubieran aparecido féericos o se hubiera dado cierto contraste a la mitología que no se distingue en casi nada de la que ya existe en la Edad Media europea pero que, a la vez, pretende ser original y no se hubiera dejado tanto para un segundo libro —o un tercero— creo que habría resultado ser mucho más disfrutable. A mí me dejó encogiéndome de hombros.

Conclusiones...

ME HAN TIMADO NO HA PASADO NADA EN ESTE LIBRO, DEVOLVEDME MI DINERO



Ok, no pero casi. [L: Casi, pero sí]

Durante casi 600 páginas Kvothe, ya que no cuento las extras del presente y las de su más tierna infancia con sus padres Mary Sues, se mueve por un libro que sirve para asentar la aventura y nos desvela los entresijos de la Universidad. Uno piensa: «genial, ahora don Rothfuss se podrá saltar todo esto en el siguiente libro y empezarán a ocurrir cosas de verdad».

Pues no, porque la siguiente novela transcurre en OTRO SITIO.

Esta novela no cierra una etapa académica, ni desarrolla una historia dentro de la Universidad ni nada. Simplemente está.

Eso significa que esto no es una trilogía, como te venden, sino un libro largo, largo, largo. Tiene puntos positivos, no es una pérdida de tiempo leerlo, al menos si vas con la idea de que vas a encontrar algo más o menos normal y no una obra maestra. Pero desde luego no se merece las esos 10 que suelo ver en tantas reseñas. 

LO MEJOR… La narración simple y ágil.

LO PEOR… Los personajes protagonistas perfectos, la falta de profundidad de los demás personajes, el relleno.


Otros blogs que reseñaron El nombre del viento






Links a las imágenes usadas:

http://vielmond.deviantart.com/art/Young-Kvothe-494904269
http://www.deviantart.com/art/Kvothe-and-Denna-298020667
http://nemuri7.deviantart.com/art/Young-Kvothe-and-friends-215786751

17 comentarios:

  1. Hola! Pues la verdad es que no comparto mucho la opinión, pero obviamente la respeto. No puedo rebatir los argumentos porque hace mucho lei la novela y no me acuerdo de los detalles, pero a mi me pareció una novela fantástica.
    Entiendo que si te cae mal Kvothe la novela no te vaya a gustar, porque como dices Kvothe es el centro de TODA la historia. A mi personalmente me pareció un personaje cojonudo... como digo, hace mucho que lei la novela, así que no me acuerdo muy bien, pero sí recuerdo que muchas de las cosas que hace le dan mucha personalidad y le definen como un personaje bien construido y que evoluciona de acuerdo a los acontecimientos. También creo que en ocasiones muestra actitudes poco convencionales de protagonistas buenos que rescatan damiselas, como en esa escena que piensa en robarle el laud a un chico, o cuando deja morir de forma cruel a otro señor, el propio egocentrismo que muestra, como mencionas.
    Puede que te diera la razón con el tema del relleno y con la falta de profundidad de algunos personajes respecto a Kvothe (cosa que me parece más o menos lógica siendo Kvothe el que relata la historia; además, tampoco signfica que el resto de pj sean meras caricaturas: Devi o Auri me parecieron personajes guays).
    En fin, tendría que releer el libro para darme cuenta de todo esto, pero en general a mi me pareció un libro muy apañado, del que guardo muy buen recuerdo y del cual estoy deseando leer la última parte.
    De todas formas, gracias por este estupendo análisis!
    Un abrazo!! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kvothe me parecería un buen personaje si el autor no se esforzara tanto en hacerlo perfecto. Comprendo que al principio su perfección se hacía por el gusto de llevar a un genio pero, con el paso de las páginas, Kvothe empieza a recibir una ayuda divina en forma de Autor donde, por cada pequeño fallo, se le da una recompensa abismal. A Kvothe le pasa esto demasiado a menudo y es porque su creador se ha enamorado de él. No lo digo yo, lo dice don Rothfuss en entrevistas, afirmando que Kvothe está hecho para que todo el mundo se pueda identificar con él (permíteme que me ría) o creo que hasta comparándolo con Don Quijote (hay que tenerlos cuadrados) y demás ejemplos. Los autores que se enamoran de sus personajes pierden de vista lo que hay que hacer con ellos, como ocurre en muchas novelas románticas YA, y al final las palmaditas se convierten en un pasillo para que al personaje le salga todo bien.

      Es decir, se convierte en un Gary Stu.

      La idea de Kvothe me gusta y es interesante, pero su plasmación al cabo de 800 páginas, donde apenas ha habido desarrollo o cambios pues... No niego que tenga personalidad, pero sí que evolucione. Es difícil hacerlo cuanto todos tus dramas te salen bien:
      -Eres un listillo (lo cual me resulta absurdo viniendo de las calles: Kvothe tendría que ser más callado y hostil) que responde a todo el mundo y SÓLO te ganas de enemigo a Ambrose, a cuyo intento de asesinato sobrevivirás y no cambiarás de actiud porque... ¿Las calles te han enseñado que el orgullo te mantendrá vivo...? Aunque un noble super poderoso te quiera hundir en la misera encontrarás sitios donde trabajar, gente dispuesta a darte lo que sea (Devi) por obtener cierta información, etc.
      -Los castigos bien merecidos no te harán efecto aunque sean latigazos y a cambio te darán una fama encomiable.
      -No sólo provocas a un dragón provocándole una sobredósis, sino que tienes que arreglar el problema y quedas como si fueras, literalmente, un Dios. Ejem. ¿Dónde está el aprendizaje? Lo máximo que le pasa después es que se va corriendo tras Denna.

      Sólo veo a don Rothfuss dándole palmaditas a Kvothe por mantenerse en sus trece.

      Espero no estar resultando agresiva (no pretendo serlo), simplemente quería exponer por qué me parece que el personaje cojea por culpa del autor. Es algo que en este libro se ve poco, pero que en el siguiente buff...
      Sobre que la historia gire alrededor de Kvothe, de nuevo, no me parece mal de por sí, pero las historias en primera persona suelen tener algo que me encanta (cuando se hace bien) y es que contienen cuentos dentro de cuentos: es decir, personajes con su propia vida que se cruzan con el protagonista y que enriquecen la trama principal. Nadie sobrevive solo y me desagrada personalmente que Kvothe no sea capaz de contarnos o explicarnos cosas de sus amigos o la gente que le rodea aprovechando que esto es una narración en pasado. ¿O es que no le importaban? Afirma lo contrario pero la narración no da a entender que sean tan grandes amigos: para ser amigos, tienes que estar con ellos y para ellos y Kvothe no está para nadie excepto Denna o Auri (y Auri, vaya por dios, está chiflada y por tanto no tiene historia personal. Empiezo a ver cierto patrón).
      Y no, Kvothe no es un Héroe clásico, es más bien un Antihéroe o se desarrollará como uno cuando la historia se digne a mostrar cosas que haga mal socialmente (porque el que quiera robar pero no lo haga significa que ha superado la tentación y ¿juraría que lo de dejar morir a un hombre era en el siguiente libro? Eso o no caigo a quién te estás refiriendo D: )y no sus éxitos... Que tampoco son tantos.
      Siento la super respuesta xD. Muchísimas gracias, de corazón, por comentar en la reseña y dar tu opinión. Me alegra que disfrutaras del libro y espero que la parte final (cuando salga) te parezca satisfactoria.

      ¡Un saludo!

      Atte. Rika.

      P.D.: Devi también me gustó lo poco que salió.

      Eliminar
  2. Hola!
    No comparto tu opinión del todo, hay cosas que son verdad y las otras no he podido leerlas porque tu entrada es interminable y Dios mío porqué yo no escribo así (?)
    El caso es que agradezco mucho tu opinión que es más razonada que la mía que estoy con el hype todavía, y sí es largo de cojones y tiene un montón de historias de relleno. El problema es que a mí me ha parecido que estas tenían encanto, quizá por eso no me he dado cuenta de que son un poco pesadas. Por otra parte hay una cosa que has dicho que me ha hecho bastante gracia, eso de es imposible que haya podido narrar toda esa historia en un día. A mí no me da tiempo a relatar mi fin de semana en una tarde.
    En fin, guardaré tu entrada y la leeré poco a poco y a fondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas!

      Gracias por pasarte por la mazmorra y comentar, aunque no fuera una reseña con la que compartas opinión =)

      Siento que sea tan larga, jaja, normalmente dejamos la parte «sin spoilers» como una reseña clásica, más breve, y, después, nos dedicamos a destripar el libro en la medida de lo posible para aquellos que ya lo han leído y quieren ver algo más «a fondo». Entiendo que con el hype es difícil pensar con claridad, yo no me senté a pensar bien sobre la historia hasta la decepción del segundo libro (para mí, claro, a muchísima gene le ha gustado). ¡Hombre, si has disfrutado del relleno, mejor que mejor! Hay gente que prefiere libros más ligeros y mientras que a otros les gusta que se pierdan un poco por las ramas y no tiene nada de malo. Como verás en la reseña, si la sigues leyendo, mi problema es que es un relleno que, en mi opinión, no sirve para mucho ya que podría haberse recortado para que sucedieran cosas de mayor importancia o que dieran más riqueza a otros personajes… No sé, me parece fatal que no se sepa nada personal de Sim o Wil hasta el siguiente libro D:

      ¿A que sí? Es imposible hablar de un tema tan largo en un día, aunque Kvothe no necesite beber, comer o hacer visitas al baño (?). Y se puede comprobar leyéndolo en voz alta (??)

      ¡Muchas gracias por darle una oportunidad a la entrada! Si quieres comentar alguna impresión más cuando la hayas terminado, hazlo sin miedo. Aquí la única que se come a personas es Green... Aunque con tu nombre seguro que la domesticas 8)

      ¡Un saludo!

      Atte. Rika.


      Atte. Rika.

      Eliminar
  3. Este libro lo tengo en pendientes desde hace un porrón de tiempo, pero no me he animado porque estoy esperando a que salga el último. Si me gusta la saga me da rabia tener que esperar 2-3 años para poder terminarla. Además, he oído opiniones bastante contradictorias que me han puesto la mosca detrás de la oreja.

    Por un lado me lo han pintado como lo mejor desde el paté de pato: que la historia es súper adictiva y está muy bien escrita, que el mundo y el sistema de magia son originales y están muy trabajados, que los personajes no son típicos y hay algunos muy memorables y que da una vuelta de tuerca a la historia del héroe porque no se centra tanto en sus hazañas como en sus problemas del día a día, por lo que se ve su lado humano y desmitificado.

    Eso suena muy bien, pero por otro lado también me han avisado de dos problemas que leyendo la parte sin spoiler veo que me confirmas: que hay mucho relleno y que el prota es un tremendo Gary Stu. Esos dos puntos son dos baches importantes para mí a la hora de disfrutar un libro. ¿Me lo recomendarías o pesan más los defectos que las virtudes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hmmm…

      A menos que sea una monstruosidad de libro, siempre recomiendo leerlos. Creo que El nombre del viento no es una gran historia pero sí que se puede leer con facilidad a pesar de su extensión y, claro, depende mucho del lector disfrutarlo o no porque te puede caer en gracia Kvothe (o no).

      Para mí tiene más defectos que virtudes porque he leído el segundo libro y sé cómo va a seguir todo y no me gusta demasiado. De por sí, creo que El nombre del viento no está mal y a pesar de todo lo disfrutarías; además, como todo el mundo habla de él siempre es bueno poder tener opinión con conocimiento de causa. A mí, por ejemplo, me parece que no es ninguna maravilla, que simplemente ha transmitido mejor cosas que ya ha hecho mucha gente antes que él a un público joven que no está acostumbrado a leer cosas de demasiada calidad. Los secundarios son muy planos, los protagonistas, para mí, son demasiado Mary Sue y la historia, sí, se supone que es burlarse de la leyenda del héroe, desmitificándolo y desmontando mitos y tal, pero a cambio... No da mucho (desde mi punto de vista). A decir verdad me quedé mirando al cielo al terminar los dos libros y dije: ¿y ya? ¿en serio? El mundo es una Europa en la edad media con mujeres metidas con calzador (y sin explicación) en ciertos puestos y el tema de la magia personalmente me pareció demasiado retorcido xD. Básicamente te dicen que no es "magia", es una especie de ciencia (que implica telepatía... o algo parecido) Pero claro, soy una persona muy exigente, como no dejan de recalcarme (parece que mi opinión valga menos porque no he "disfrutado" de una historia "diferente"). Así que, de por sí, te diría que leyeras el libro para formarte una opinión y que todo depende mucho de si te cae bien o no Kvothe.

      Eso sí: si no te gusta empezar historias sin terminar, entonces deja la novela para cuando anuncien la tercera (al paso, jamás), básicamente porque la segunda parte dura el doble que la primera y no tiene ni un final aceptable ni responde a casi ninguna pregunta (por no decir ninguna). Hay gente a quien le ha encantado pero si ya me quejo de relleno en ese, el segundo es que no tiene nombre en cosas innecesarias xD.

      Y sí, tiene relleno. Muchísimo. Algunos te dirán que no, pero ponte en que la historia de Kvothe es enorme y en el segundo libro todavía no ha terminado la etapa estudiantil (aunque ya vea mundo) así que... No sé cómo se las va a apañar Rothfuss para terminar la historia, porque afirma que no va a haber cuatro libros, pero es que va a tener que ser un tercer volumen inmenso o, quizás, aprenda a ir al grano de una vez.

      Resumiendo: no empieces la historia hasta que anuncien el tercer libro pero, si te mata la curiosidad y no puedes esperar, tranquila, es una lectura que no está mal... Hasta el segundo libro xD. Eso es lo que opino yo de forma completamente personal.

      Espero haberte ayudado un poquito aunque sea. Gracias por pasarte por la mazmorra 8D.

      Atte. Rika.

      Eliminar
    2. Pues muchas gracias por la contestación tan bien explicada. Lo leeré para formarme mi propia opinión, pero iré con las expectativas moderadas para no darme la hostia. Además, esperaré a que esté el tercero y último por lo menos anunciado, que aunque haya jurado el escritor que va a ser una trilogía no sería el primero al que de pronto le da por hacer una tetra o pentalogía porque le queda mucho que contar. Y con lo que me dices de lo lento que va es para sospechar.

      Aunque me decepciona lo del mundo medieval, parece que no haya otra época para escribir fantasía jopé, la sombra de Tolkien es demasiado larga. Me habían dicho que este era más renacentista.

      Lo de las mujeres no me parece malo aunque sea un mundo medieval. Siempre he pensado que la fantasía es ideal para hacer literatura feminista, porque como es un mundo nuevo y distinto al nuestro bien podría no existir el patriarcado aunque fuera un mundo no avanzado. Así se podrían subvertir roles y mitos de género y/o normalizar la igualdad a través de la literatura. Otra cosa sería que fuera un mundo machista y se pusiera a mujeres con mentalidad moderna y no justificada para ganarse la simpatía del público al concordar con las ideas actuales, aunque no tenga sentido que piensen así. Como cuando a Follet le da por meter a ateas racionalistas que compaginan su matrimonio con su trabajo de médica en pleno siglo XXIV. Espero que no te refieras a eso cuando dices que están con calzador.

      Eliminar
    3. Sinceramente el primero no me da la impresión de ser renacentista (tengo que releer algún día el segundo). El tema de una Universidad es muy medieval y, quitando cierto patronazgo de músicos, no veo... nada que se diferencie de por sí de lo medieval. Sí, Tolkien ha llegado demasiado lejos uwu.

      Jajaja, yo también sueño con un libro no ambientado en un patriarcado pero no esperes eso de El nombre del viento. El primer libro apenas define su sociedad, pero deja claro que es machista (la religión es una copia del cristianismo y la única mujer importante es la virgen pura que da luz a Dios) ya que apenas hay mujeres en la sociedad como tal (aunque te dejan caer que en otras tienen más preeminencia pero lo dejan como una curiosidad. Para qué ponerlo en tu propia historia, qué pereza). Luego, con todo, aparecen mujeres estudiando -aunque ninguna con cargo de profesora- a pesar de que se hacen referencias a "cerrar las puertas del infierno" (las piernas) y ellas con todo se comportan como lo haríamos nosotras o la gente de hace unos diez años o poco más. Kvothe nunca comenta nada sobre que sea raro ver a mujeres curando o estudiando pero tampoco las vemos con otros negocios que no sean los clásicos medievales ni se habla de mujeres eruditas, etc. Es más, se recalca el tema de que las mujeres deben buscarse su forma de vivir, sea vendiendo su cuerpo o bien con negocios turbios como pasa con otro personaje. Personalmente me parecen metidas con calzador porque es un mundo claramente masculino y que no me explica por qué pueden estudiar las mujeres sin que los hombres las miren mal o por qué, si son aceptadas, no se las ve más en el resto del mundo. Enla reseña comento que las mujeres parecen aparecer más para que nadie diga a Rothfuss que es machista y no usa a mujeres, porque si sólo hubiera aparecido Denna, tela marinera xD.

      Eliminar
  4. La verdad es que este libro se convirtió en todo un fenómeno editorial tanto para la gente que leemos fantasía de manera habitual como para lectores que no son asiduos al género.
    Personalmente me da muchísima rabia que se empiece a publicar una trilogía que tarda tantísimo tiempo en concluirse y a este hombre se la ha ido ese tema un poco de las manos, estoy esperando ansiosa a que salga la tercera parte para poder leerme toda la saga del tirón.
    Yo hace tiempo ya que tengo claro que es un libro que lo han ensalzado demasiado y que posiblemente eso haga que las expectativas estén muy altas en quienes lo descubren por primera vez, así que cuando me ponga con él lo haré con moderación y teniendo claro que sé que no es ninguna obra maestra. Aún así estoy segura de que lo disfrutaré muchísimo ^_^

    Un besote enorme, me quedo por aquí de seguidora y te espero también en mi blog de literatura y cine si te apetece pasarte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida a la mazmorra! ¡Gracias por pasarte y esperamos que nos visites a menudo!

      Coincido contigo, esas cosas que se publican tan lento son irritantes no sólo para el escritor, sino para el lector y no es que se le haya ido mucho de las manos, es que ha perdido el control. De lo contrario no entiendo qué fue lo que pasó con la segunda parte xD.
      Ciertamente no es una maravilla pero se puede leer (al menos el primero). Sin duda si no vas esperando una obra maestra, disfrutarás del libro en la medida que se lo merece (o, quizás, por afinidades personales, mucho más).

      Un saludo y ahora mismo voy a cotillear tu blog~

      Atte. Rika.

      Eliminar
  5. Estaba dándole una tercera oportunidad al libro para escribir sobre todos los motivos por los que me chirría y resulta que ya estaba escrita. Los motivos por los que a la gente le gusta tanto son los que no comprendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenido a la mazmorra, Nicolás!

      Muchas gracias por leerte la reseña y, por supuesto, por comentar. La verdad es que es un comentario que me ha alegrado el día, porque no suelo encontrar a gente que comparta mi opinión sobre el libro. Aun así espero que escribas sobre la novela, que siempre es bueno contrastar opiniones.
      Respecto a por qué gusta... Supongo que es la fantasía de ser un Gary Stu aparentemente bien escrito. Eso y que Rothfuss escribe muy bien, así que la historia se te mete por los ojos. El resto ya son gustos personales.

      Muchas gracias de nuevo y que sepas que siempre serás bienvenido a la mazmorra~

      Atte. Rika~

      Eliminar
  6. Pues a mí me encantó en su momento, pero al ver que le hacías una reseña (y ya veo que no tienes pelos en la lengua) no he podido evitar frotarme las patitas. Yo misma vi muchas cosas mal en su momento y me encantan las críticas.

    La primera cosa mal es que está todo narrado en voz alta, no en un día, sino en los ratos libres en que el Kvothe no está atendiendo a los clientes de una maldita taberna posada, o preparando pasteles o sidra de manzana con todo detalle.
    La segunda es que es asquerosamente bueno en todo. Me puedo creer que lleva en la sangre el ser actor, cantante y músico. Pero después es buen mago, artifactista, cocinero, sirviente, guerrero y todo lo que se tercie. Se mete en sitios donde llevan entrenando algo durante milenios, aprende sus cosas en un rato, y a por otra. Me pone nerviosa tanta perfección.
    La tercera es la promesa de cosas interesantes. Los Chandrian, el Titiritero (¿pero qué pasó con esto??), Auri, las cosillas siniestras que Denna insinúa. Me pasé el libro esperando que llegase "lo gordo" y me emocioné con el draco para nada. Con el segundo libro igual. Me da miedo que a este paso en el tercero no le de tiempo a resolverlo todo.

    Lo que si me gustó y creo que le dio ese título de super original es el realismo que le daba a la fantasía medieval con sus enormes detalles. Sobre cómo viajar, acampar y coger aliños, sus dramas de pobre con las ropas y las heridas, el complejo sistema monetario, las frases hechas y refranes propios, el sistema mágico tan explicado... Supongo que en eso se parece a la épica más clásica, o a George Martin, con un mundo mágico pero poco.
    Respecto a la sinopsis, no me parece que mienta tanto. Entre el relleno, nos va contando el origen tan fortuito de algunas de sus leyendas, y hace gracia ver cómo se estiran las cosas. A veces hasta piensas que ni merece haber salido bien de esa, que no hizo tanto. Que es verdad que luego la parte de que en realidad era un tipo sencillo, no cuela. Pero igual que Denna no era tan guapa (dijo Bast), quizá él tampoco era tan guay como cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas, Carmen!

      Sí, no pongo en duda que Kvothe se está poniendo como algo mejor de lo que es, pero he leído libros que enfocan mucho mejor la mentira (y además incluyen personajes interesantes y no va solo del Gary Stu protagonista)y cómo se disfraza el pasado y no sé, me parece un trabajo vago porque, precisamente, NO PASA NADA. Así que no hay nada con lo que contrastar las mentiras de Kvothe. Quizás en el tercer libro, que va a tener el tamaño de la Biblia al paso, pasen cosas y me parezca que los dos libros han merecido la pena, pero dudo que sea el caso (en principio porque no tengo intención de leerlo) xD.

      Los detallitos pequeños están muy bien. Tampoco son excepcionales, pero se leen sin problemas y al final da la impresión de que don Rothfuss quiera crear una novela del día a día y no de grandes aventuras. Lo cual estaría bien. Son las partes que sabe hacer. Pero yo considero que sí me miente porque no llegamos ni a ver nada de lo que pone en la contraportada y odio que se estiren las cosas (motivo por el que cada vez me llevo peor con Martin, por ejemplo) sin motivo evidente. Ya que no es para desarrollar personajes,es por puro relleno, así que con gusto sacaba las tijeras.

      No sé, no veo nada especial a El nombre del Viento excepto que se lee bien. La magia y los nombres ya lo tocaron Le Guin y otros, como comento en la reseña, y el mundo es un copia y pega de lo cristiano y el folclore *se encoge de hombros*.

      ¡Un saludo!

      Atte. Rika~

      Eliminar
    2. Sí, no cabe duda de que hay mucho relleno y ni sabes a qué reyes mata ni por qué tiene ni la mitad de fama. Hasta ahora, esas cosas sin resolver me generan una guerra de intriga/hartura en la que la primera va ganando. Así que leeré la biblia cuando salga y te avisaré de si se resuelve por lo menos.
      Lo que me queda claro es que el tío quería hacer un relato costumbrista y otro de aventuras, y como no tenía claro que fuese a triunfar, los unió. Y ahora que ve que sí, los estira. Malditos dineros...

      Eliminar
  7. Comienzo a leer su reseña y encuentro errores. Al parecer no entendió que NO es su historia verdadera, nunca lo fue, está contando un mito como lo haría un Edema Ruh. Esta planteándose como un Gary Stu para dejarlo caer, esto es un drama, una epopeya trágica. Y así nos los advierte desde el principio.
    Las escenas en la posada son la realidad y el mismo Fata amigo "Bast" lo aclara diciendo que Denna no es tan bella como el la pinta, hasta tenía la nariz ganchuda, además notamos a todas luces que es una scort para sobrevivir. ¿Puede ser una mary sue una scort? La respuesta es que no. Que estamos viendo a alguien relatar desde su punto de vista de primera persona, donde si se puede creer ser un Gary stu, y te das cuanta que él se lo creía, y como te enseña el fracaso.
    Se nota como estás detrás de bambalinas viendo caer un héroe, que nunca fue, como va llegando inexorablemente a confiar en si mismo demasiado, en confiar en Denna, a pesar de que tenía todas las herramientas para verlo, y darse cuenta que Denna solo intentaba sobrevivir.
    ¿No se preguntó usted como lector por qué Denna es pésima como músico se tenía un mecenas?

    Dices que hay que saltarse las primeras páginas... eso es casi sacrílego, porque nos da el trasfondo del inminente fracaso, el estado de ánimo final que debe quedar, ahí está la pregunta dramática puesta con toda claridad
    ¿Como llegó alguien a quedar tan melancólico, con su único poder real saber el nombre del silencio, si fue tan tan magnífico?
    LA pregunta que rodea y estimula a seguir usted la reconoció, pero no entendió que le están enseñando como ve el mundo alguien que llega a sentir así, porque para llegar a incendiar una ciudad, hay que haber caído, y si te lo va a relatar un bardo que sea desde muy alto.
    Está en su pleno derecho que no le guste que le relaten desde un punto de vista personal alguien que se cree un héroe, que eso le sature, pero si debe tener en claro quien y porqué le cuenta eso.
    Alguien que está harto de la mancha asquerosa y glorificada que dejó, que se odia a si mismo por desaprovechar sus oportunidades. Al mismo tiempo que se justifica en lo que le tocó vivir.

    No sigo mi crítica debido a que claramente usted no estudió antes de escribir esta reseña, la universidad en crónica del asesino de reyes fue creada antes o al mismo tiempo que saliera Harry Potter. Podrá decir que imitó el color de la magia, o Ursula K leguin, o a torre de alta hechicería de D&D, pero no a harry potter.
    "The Song of Flame and Thunder" comenzó a escribirse en 1992, En 2001 ya estaba terminada. La presentó a editoriales que se la dividieron, y el re re re corrigió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes, hablar con personas que van con la bandera de "Yo sí, tú no", pues no tiene sentido porque es como hablar con una pared. Eso unido a insultos, deberías aprender un poquito a discutir porque se ve que no tienes la más remota idea y así solo conseguirás que más gente desprecie aquello que defiendes, impide que lea tu comentario con antención. Es más, ni me voy a molestar en leer una defensa de esta clase (ni tampoco me molesto en insultarte aunque podría).

      Cosas así no son bienvenidas a la Mazmorra, espero que no desperdicies de nuevo tu tiempo ni el mío.

      Eliminar