Recordatorio

No somos profesionales, simplemente nos gusta leer y tenemos tiempo libre, así que a veces cometemos errores.

martes, 8 de diciembre de 2015

Seraphina, Rachel Hartman

Título: Seraphina
Autor: Rachel Hartman
Sinopsis: Todo el mundo sabe que cualquier dragón que se precie puede aspirar a ser un buen político, profesor o matemático; no como esos absurdos humanos, que prestan tanta atención a sus emociones que acaban olvidando cómo pensar...

En un reino mágico y sombrío en el que humanos y dragones conviven con una paz inestable, Seraphina es una música joven y talentosa (pese a ser humana) que acaba de entrar en el coro de la corte. Allí, las intrigas políticas son el pan de cada día. Poco después de su llegada, una noticia atraviesa los muros de palacio: un miembro de la familia real ha sido asesinado. Inmediatamente, los cimientos de esa fachada de paz se resquebrajan.

Para investigar el crimen, Seraphina se alía con el perspicaz Lucian Kiggs, capitán de la guardia real. Pero todo el mundo tiene secretos, y ella no es una excepción: lo que oculta haría que la condenaran a muerte.

Editorial: Nocturna Ediciones
Número de Páginas: 545

Este libro me llamó la atención por lo obvio: Trata sobre dragones. También me entró la cubierta por los ojos, no voy a mentir, es muy bonita, y la sinopsis también me interesó... Luego me di cuenta de que miente más que dice la verdad, pero bueno. Las alabanzas tampoco estaban mal, aunque nunca me fío de las citas entre corchetes que colocan otros autores en el culo de los libros. Empujando a Seraphina tenemos al aclamado autor de la saga Eragon, Christopher Paolini, a Maggie Stiefvater, autora de Temblor, y al incomparable Rick Riordan, autor de Percy Jackson. Tres escritores que han sabido ganarse el pan aunque a una no la conozca y los otros dos me sean cuanto menos dignos de estar en mi estantería [G: Uno por aburrido y predecible y otro por desvirtuar TANTO la mitología grecolatina, y además por intentar copiar la fórmula Harry Potter con niños semi-dioses en lugar de magos] [R: ¡cómo se atreve! ¡Las brujas siempre seremos más interesantes que semi-dioses que nunca han existido en la mitología!] [L: ¡Y las hadas más que las brujas!]

Bien, voy a hablar del libro antes de que gaste todo mi fuego en los señores mentados arriba [R: eso dice ahora, pero bien que me quemó el sombrero mientras gritaba las incongruencias del libro]. Voy a hablaros de Seraphina. Este libro trata de una chica, una chica humana que vive en un mundo fantástico habitado por humanos y dragones como principales razas inteligentes. Es un punto interesante porque no hay elfos, no hay enanos, no hay orcos, no hay... en fin, el elenco de razas que parece que tienen que estar por narices en una historia de fantasía medieval. [L: Touché] Aquí, tanto humanos como dragones tienen su civilización y cultura propias y viven, como dice la sinopsis, en una tensa paz tras una guerra por el control del territorio [G: Que viene a ser lo de siempre, vamos, si no es la madera, es la piedra y si no es la piedra es el espacio, o la comida].



Seraphina es una chica normal y corriente, que trabaja en la corte del reino humano como ayudante del compositor/músico principal y se encarga de organizar a los demás músicos y artistas durante los festejos de palacio en resumidas cuentas. Bueno, también es una excelente música a pesar de que sea muy joven, pero se lo paso. Los genios existen aquí y en la Luna. 

Con sus más y sus menos se nos presenta un poco a trompicones el mundo cotidiano de Seraphina, que no tiene tantas intrigas palaciegas [G: Por no decir ninguna según el punto de vista de ella] como nos quiere hacer creer la sinopsis. De hecho, la única intriga es la que se inicia con el asesinato de ese miembro de la familia real, lo cual está bien si olvidamos que Seraphina ni pincha ni corta en dicha intriga y apenas se pasea por ella. En realidad la investiga sólo porque lo requiere la historia. No os voy a mentir, el libro está un pelín más cuidado en tema de ambientación y algunos personajes, pero el desarrollo de la trama es flojo, el misterio es flojo, el secreto que oculta la chica se adivina enseguida, la protagonista es bastante aburrida y los secundarios importantes también.

Así que en general el libro es meh, mediocre, aprobado raspado. Para los que leemos mucho, este libro se queda corto y poco interesante, a pesar de la temática tan prometedora. No es una historia compleja, pero sí reconozco que al menos es ágil de leer en cuanto a lo que fluidez y narrativa se refiere. No hace uso de comparaciones extrañas, los diálogos no son artificiales y, aunque al principio la composición de los capítulos alterna el punto de vista pasado y presente de Seraphina, luego coge ritmo y se puede terminar a gusto.

¿Lo recomiendo? Psssí [R: ¡que dejes de escupir fuego!]. Sí. Es cierto que es ligeramente diferente a los libros copia y pega de ESDLA y tenemos a una protagonista que no está salida como el pico de una mesa, ni te carga, ni deseas matarla a cada cosa que dice o piensa. Me resultó aburrida, sí, pero no realmente por su culpa, sino más bien porque le habría calzado mejor otra historia. Tiene un trasfondo medianamente trabajado, un pasado que tampoco se sale de lo normal dentro de su mundo [G: Bueno, sí, se sale de lo normal, pero no se cree especial por ello ni te lo restriega por la cara]. Hablaré más de ese tema después. En fin, que Seraphina es un libro normalito, majete, con el que la gran mayoría de lectores podrán pasar un buen rato si les gusta la temática.

¿Pasamos a lo interesante?


La historia, la historia, ¿qué decir de la historia más de lo que ya he hecho?

Seraphina arranca con el funeral del príncipe heredero, ese miembro de la familia real asesinado en la sinopsis. [L: ¿Una sinopsis que no empieza por contarte la primera parte del libro? ¿Nos hemos vuelto locos?] Seraphina se ha encargado del jaleo musical para las pompas fúnebres y el velatorio, así que su punto de vista está justificado. Se nos dice que nadie sabe quién ha cometido el crimen, cómo o por qué ha sucedido dicho crimen. Nadie. Lo único que se sabe es que su cuerpo apareció sin cabeza y que su cabeza desapareció. Por supuesto, la corte, la guardia y el reino entero especulan que han tenido que ser los dragones del reino vecino porque es el modus operandi de un dragón: Matar a un enemigo y llevarse su cabeza [R: poooorque todos sabemos que a los dragones les encanta… chupar el… ¿cerebro? ¿Por qué quitan las cabezas? ¿Hay algún motivo?] [G: Nope, y si lo hay ni lo recuerdo] [L: Ay, qué bonitas son algunas culturas]

Hasta aquí el conflicto se nos ha presentado de forma clara: se nos ha dicho que el reino de los humanos y los dragones está en paz de forma precaria y, aunque existen contactos entre ambas especies para conocerse y estudiar mejor sus respectivas culturas, la verdad es que tanto unos como los otros se siguen odiando [G: Lo cual tiene sentido en realidad]. Ha aparecido el heredero a la corona muerto y el sospechoso directo es un dragón, cualquier dragón, y hay muchos dragones campando por la ciudad capital [G: Camuflados. Los dragones de la historia pueden transformarse en humanos para poder estar entre ellos sin asustar a nadie. Así estudian mejor su forma de vida. Por supuesto, tienen señales en la ropa y accesorios que los identifican como dragones, no hay nadie escondiéndose]. Para colmo, dentro de unos días es el aniversario del tratado de paz entre humanos y dragones y una gran eminencia entre los dragones visitará el reino para conmemorar dicho tratado con la reina humana.

Con este cóctel —Príncipe muerto, paz tensa entre especies, único sospechoso del asesinato un dragón— se podría decir que hay un caldo de cultivo interesante para una intriga palaciega bonita, una investigación a contra-reloj y la explosión de una predecible casi guerra entre humanos y dragones por un inmenso y terrible malentendido.



Pues... no. Osea, sí, existen esas cosas, pero son vagas, están retratadas y tratados de forma muy lejana y de puntillas porque el punto de vista que seguimos es el de Seraphina y Seraphina es la ayudante del músico principal de la corte del castillo. A pesar de que se hace preguntas, le ocurren cosas y piensa en qué ha podido pasar, lo cierto es que casi todo gira alrededor de sus problemas personales, su pasado, sus circunstancias y de cómo le afecta a ella el conflicto que se está gestando a su alrededor. 

De forma muy forzada inicia la investigación sobre el asesinato de un príncipe con quien tampoco tenía mucho trato, se vincula de repente al capitán de la guardia para seguir con dicha investigación, nos mete cada dos por tres en su cabeza y nos relata las aventuras de su jardín de la alegría mental y los fenómenos de circo que habitan en él [G: Y esto es literal, hay representaciones de criaturas raras dentro de su cabeza], y marea la perdiz sobre su gran secreto y condición que deja de ser secreto en cuanto da la primera pista en la página tres [R: it can’t be… that plot twist… right??].

Ah, también habla y trata mucho con su tutor/maestro, Orma, que es un dragón con licencia [G: Y cuerpo humano falso, como digo] para estudiar la cultura humana, sus leyes, su forma de ver la vida, la música, etc... Admito que las partes de Orma fueron mis favoritas porque ahí sí se podía ver de verdad el contraste entre un humano y un dragón, que no es nada más y nada menos que la eterna oposición entre emoción y raciocinio llevada al extremo.

¿En resumen? La historia no da mucho de sí, es floja, avanza a trompicones. Primero es lenta porque Seraphina no es alguien que tenga potestad para investigar nada y damos vueltas con su vida privada y sus amoríos metidos a piñón. Luego es rápida porque el pastel nos pilla deprisa y corriendo. Sinceramente, en una sociedad igualitaria como la que me pintan en la historia, equilibrada incluso para estar inspirada en la época medieval, no entiendo por qué Seraphina no podía ser la capitana de la guardia en lugar de Lucian Kiggs. 

No hay nada que indique un patriarcado; los reyes y reinas lo son por derecho de nacimiento, hay músicos y músicas, nobles de ambos géneros y todos y cada uno tienen los mismos derechos. ¿No era más fácil y sencillo que la protagonista fuera directamente la capitana de la guardia para así poder investigar el meollo del asesinato? Habría supuesto un conflicto mayor para con su terrible secreto, su condición y sus antecedentes. Habría supuesto un conflicto de intereses PERFECTO. [L: Pero un músico como interés amoroso no tiene tanto gancho]

Pero no, Seraphina no podía ser la capitana de la guardia, era necesario que se dedicase a la música para demostrar que sólo hay una forma de que los dragones puedan llegar a superar a los humanos en ese ámbito SPOILER MEDIO-DRAGONES SPOILER [R: OH NO, WHAT A PLOT TWIST]. Lo cual, sinceramente, tanto a la historia como a mí nos importaba un pito.

Los personajes tampoco son muy interesantes, o al menos a mí no me lo parecieron en general. Casi sentía que estaban ahí por estar porque yo sólo quería que apareciera algún dragón en su forma real y la liara parda [G: Porque el libro nos vende un mundo de dragones y humanos y lo que tenemos al final es un mundo de humanos con dragones disfrazados, que si no fuera porque dichos dragones disfrazados son más secos y racionales de lo normal, ni te enterabas].

En qué estábamos… Personajes, ¿no? Vayamos a ellos:

Tenemos a Seraphina, la protagonista.

Seraphina es normal, no es plana o, al menos, no lo es de forma exagerada. Es coherente para lo que se nos presenta. Tiene sus más y sus menos porque tiene ese pasado supuestamente interesante y misterioso, y que te hueles a la primera, y su vida presente que tampoco es que sea muy complicada. Vive siempre con el miedo a destacar, a que alguien se acerque demasiado en el plano emocional y descubra lo que es y bueno, en fin, la maten. En realidad su miedo, aunque palpable, no es real porque no hay peligro de que se descubra. Existe alguna situación en la que se crea cierta tensión respecto al tema, pero nada más: no tiene enemigos en la corte que le hagan la vida imposible, se lleva más o menos bien con la familia real y no se mete en líos de verdad hasta bien avanzada la historia cuando ya a nadie, o a casi nadie, le importa que se sepa su secreto.

No destaca, no me despertó emoción alguna. Es un poco triste porque podría haber resultado interesante de haber sido mejor llevada que simplemente como la chica de corte que oculta algo. Por cierto, más arriba comenté que sus circunstancias eran raras, pero… Bueno, resulta es que ella no es la única de su condición existente, sólo que se entera más tarde que pronto.

Lucian Kiggs es el capitán de la guardia. Bastardo real, primo de la siguiente heredera al trono. Ah, también estaba muy unido al príncipe asesinado, pero no lo parece. Es el interés amoroso de la protagonista. Amor, por cierto, salido de la nada. 

Ya está, no hay más. Te cuenta un poco su historia, por qué quería tanto al príncipe, por qué es tan honorable en su nombre y el porqué en general de su forma de ser. Su única función es ayudar a la protagonista a seguir investigando aún cuando debería ser él quién liderase dicha investigación, pero a él nunca se le ocurren las cosas, pobre. Y se enamora de Seraphina tras tratarse unos cuantos días a pesar de que quiere mucho a su prima con la que está prometido. Bien.

Glisselda es la princesa, vivaracha, excéntrica, alumna de música de Seraphina y, también, su amiga. Es el personaje que se sentará en el trono porque la protagonista necesitará una aliada en el poder. Incluso cuando se huele el rollo entre su prometido y ella no dice ni pío. Bien también. No hace mucho, salvo pasearse por el palacio, dar lecciones de moralidad y sustituir al final a la reina. Un rollo.

Orma. ORMA. Orma es un dragón. Es el único dragón disfrazado con el que se tiene un trato directo y prolongado y con el que puedes llegar a encariñarte un poco. Gracias a él nos acercamos a la psique de los dragones, que son desapegados, fríos, racionales, pragmáticos [R: y les gustan los sesos humanos]... Vamos, todo lo alejado de los sentimientos y emociones que puedas. Me hubiera gustado que el libro tuviera capítulos narrados desde el punto de vista de Orma. Es un personaje redondo, con un trasfondo bien construido, una personalidad coherente para con su experiencia y su especie, y un conflicto de interés entre cómo que es y cómo se siente respecto a Seraphina acojonante, puesto a prueba desde el minuto uno. 

Orma es un dragón frío, duro y racional que no ha podido evitar tocar el punto emocional de lo que supone ser humano gracias a Seraphina SPOILER porque es su sobrina, la hija de su hermana, la hermana que su pueblo y familia desterró por enamorarse de un humano [R: porque los dragones pueden sentir y tal (?)] [G: Nah, estos son unos rancios] SPOILER. Orma es un dragón que es juzgado por los suyos constantemente desde las sombras, por ser hijo de quien es, hermano de quien es y por la relación que tiene con la protagonista. Incluso desde el punto de vista de Seraphina SE NOTA la lucha interna por lo que siente, que en el fondo se sale de la norma. Orma es un dragón que supuestamente debe ser una estatua de fría piedra y que al final arriesga su vida, su integridad y quebranta las leyes por proteger a Seraphina, algo que ningún camarada de su especie se plantearía siquiera. Unos capítulos narrados desde el punto de vista de Orma y su «quiero, pero no debería» habrían supuesto una subida de calidad de la historia increíble [G: Y cuando se transforma en dragón perdí las alas por él]



Hay muchos otros personajes por ahí, algunos interesantes, otros no, pero si no me acuerdo de sus nombres es que tampoco me debieron de calar así que quedarán para el recuerdo en la mente de Seraphina. Están los monstruos de circo de la cabeza de la pobre muchacha, algunos secundarios esporádicos… La verdad es que la falta de personajes decentes se compensa con el mundo, pero muy poco. Casi nunca salimos del palacio del reino humano [G: Que tiene nombre, por cierto. También hay más reinos humanos, pero no importan salvo para acentos y nombres de personas raros], nunca vemos el territorio de los dragones, nunca sabemos mucho más sobre los dragones aparte de lo que Orma o Seraphina cuentan. Una pena, porque habría sido interesante verlo. No sé si en los siguientes libros se tratará, pero... en fin.

Por lo que recuerdo, la sociedad humana sigue la tónica de lo que suelen ser las sociedades humanas en la fantasía medieval con la peculiaridad de que existe cierta igualdad de género, o al menos no se hace hincapié en el hombre siendo superior a la mujer de forma abusiva y asfixiante. Los estamentos están construidos firmemente, tienen realeza, clase nobiliaria, clero, burgueses, campesinado, lo típico, vamos. Todos muy cerrados y férreos, cuyo trampolín de subida de estatus es el matrimonio o hacerte rico. Se hace mucho hincapié en la capacidad humana para las artes, porque es justamente lo que hacen mejor que los dragones. Los dragones son criaturas teóricas y pragmáticas y aunque pueden saberse todas las reglas, las técnicas y mecánicas para pintar un cuadro o componer una sinfonía, su arte no supera al arte humano porque no saben imprimir emociones a las obras.

También existe una religión asentada basada en santos y su significado tal y como nosotros usamos la astrología: Tienen un libro de santos y en cada página aparece uno o una, con una ilustración y una explicación, que representa ciertas características que determinan tu vida y tu destino, o algo así. Lo usan como un horóscopo. Te lo adjudican «al azar» en el bautismo cuando se es un bebé. A Seraphina le toca una santa prohibida (te explican el porqué de eso, pero tampoco te importa al final, salvo para decir de vez en cuando que a Seraphina en verdad le aguarda un destino tumultuoso), pero se la cambian por la que está en la página de atrás porque ohdiosmíolaniñanopuedeteneraunaherejeporsantapatrona. 


Se trata, aunque muy poco, el tema de la hibridación, su propia sub-cultura y de cómo esa sub-especie es una casta repugnante para las dos especies puras, pero que aún así existe y es cada vez más numerosa. Asumo que será algo recurrente para libros posteriores, porque se pasa muy de puntillas sobre los híbridos realmente oprimidos porque no tuvieron la suerte de nacer con un aspecto totalmente humano aparte de unas cuantas escamas en la piel.

La verdad es que en ningún momento tuve la sensación de que algo estuviera fuera de lugar o sonase a cuento chino. El mundo en sí me pareció sencillo pero coherente dentro de las reglas impuestas, así que aprobamos la Suspensión de la Realidad.

LO MEJOR... Orma. Las peleas de dragones NO DISFRAZADOS.

LO PEOR... la gran mayoría de personajes no llegan a calar. La elección de oficio de la protagonista por parte de la autora.

Otros blogs que reseñaron Seraphina:





(Todas las imágenes pertenecen a sus respectivos dueños)
(Esta reseña no era una excusa para poner gifs aleatorios de dragones, lo juro)

6 comentarios:

  1. ¿Habéis leído "Garras y colmillos"? Los protagonistas son dragones, aunque es una novela más cercana a "Orgullo y prejuicio" que una de aventuras y acción.

    Este libro siempre me ha llamado la atención pensando que se parecía al de "Garras y colmillos", pero después de leer vuestra reseña... Mmmm, no sé. No sé si le daré la oportunidad de leerlo siquiera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he tenido el placer de leer ese libro, pero me lo apunto para futuras lecturas. Orgullo y Prejuicio me gusta así que le daré una oportunidad.

      La lástima de Seraphina es que se queda en un intento de épica para mi gusto, pero igual a muchos otros les ha parecido fresco e innovador. Quizá te de una sorpresa y yo sea muy venenosa XD

      Green

      Eliminar
  2. No suena tan mal como pensaba, suena a libro "meh" ni espectacular ni malo. Hay una secuela por lo que se ve, así que supongo que desarrollara mas los personajes y quizás mejore (o puede que empeore pero tengamos fe).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el libro cierra con intención de segunda parte porque el conflicto general se queda en el aire. Es un libro normalillo, como un prólogo muuuuy largo. Si mejora o no en el segundo ya no lo sé, no me dieron ganas de continuar.

      Green

      Eliminar
  3. Llevaba tiempo buscando una reseña de Seraphina de alguien que "conociera" con criterio. No me despeja dudas sobre si leerlo pero igual le doy una oportunidad cuando acabe con toda la lista que tengo ahora.
    GEnial reseña!
    Como siempre, un placer!
    Nos leemos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre digo: Ante la duda la más morruda. Bueno, no, eso no, pero si después de toda tu lista quieres leértelo adelante, igual a ti te gustan cosas que yo he puesto a parir. Todo es orientativo XD

      Muchas gracias por comentar ~

      Green.

      Eliminar